Santander, 27 jun (EFE).- El programa de uso público en espacios naturales protegidos Naturea Cantabria abrirá el 1 de julio un nuevo centro en Puente Viesgo, en el que se realizarán actividades sobre los Valles Pasiegos, y además, como novedad, estrenará el programa "Natureando en corto", para personas con movilidad reducida.

Este nuevo centro de Puente Viesgo se sumará a los seis con los que ya cuenta Naturea Cantabria: la Casa de la Naturaleza de Pesaguero, y los centros de interpretación del Saja-Besaya, de Oyambre, de Collados del Asón, y de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, además del centro ornitológico de Embalse del Ebro.

Naturea Cantabria es un programa que promueve y financia la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Medio Rural, que comenzó en 2009 y que busca conservar la naturaleza y promover el desarrollo rural.

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, acompañado del presidente de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, Pedro Gómez, ha presentado las actividades que desarrollará Naturea Cantabria en el segundo semestre del año en sus distintos centros.

Estas actividades son itinerarios por espacios naturales, talleres de educación ambiental, proyecciones audiovisuales, excursiones, o seguimientos de berrea, entre otras.

El consejero ha destacado que durante este primer semestre Naturea Cantabria ha registrado "los mejores resultados", gracias a la mejora de recursos, a la continuidad de la plantilla de trabajadores, al asentamiento metodológico de las actividades y al progresivo conocimiento de esta iniciativa por el público, entre otros factores.

Según Oria, el ejercicio pasado ya se experimentó una "notable mejora" de visitantes respecto a los precedentes, y se alcanzaron los 59.280 usuarios.

Las proyecciones por ámbitos de trabajo estiman que en 2017 se superarán los 90.000 usuarios, ya que en el primer semestre se ha incrementado un 58 por ciento el número de asistentes a las actividades respecto al mismo periodo del año anterior, con un total de 28.929 usuarios hasta el pasado 20 de junio.

El consejero de Medio Rural ha dicho que los crecimientos "especialmente notables" se han producido en los centros de Oyambre, con un aumento del 128 %; en Campoo-Los Valles, con un incremento del 47 %, y en Santoña, en donde se calcula que por primera vez se ronden los 30.000 asistentes.

Oria también se ha referido al tipo de visitantes que asisten a esta red de espacios, entre los que destacan los colectivos escolares y los grupos, que en este primer semestre han superado los 13.000 usuarios.

El consejero ha apuntado que "en muchos casos se ha llegado a rozar la capacidad de carga máxima", una situación que se quiere evitar, ya que el Gobierno promueve la idea de no alcanzar los cupos máximos para no causar problemas de conservación.

Asimismo, para este segundo semestre se apuesta por satisfacer las necesidades del público, que en verano suele ser infantil, familiar y que no tiene "mucha experiencia", aunque también asisten personas que acostumbran a realizar este tipo de actividades.

Para ello se pondrán en marcha tanto actividades de duración inferior a las tres horas y sin dificultad añadida, como talleres familiares centrados en los valores de la biodiversidad natural.

Oria ha recordado que durante 2017 permanecerá en vigor el convenio marco 2016-2022 firmado por la Consejería con la Red Cántabra de Desarrollo Rural para impulsar este programa, y que para este año se ha establecido un presupuesto de 1,3 millones de euros y una plantilla de 45 trabajadores.