Santander, 17 jul (EFE).- El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha dicho hoy que los problemas de los partidos no se pueden trasladar a las instituciones y ha subrayado la necesidad de mantener la estabilidad en el Gobierno y el Parlamento tras el relevo en la Secretaría General del PSOE.

Según Revilla, tanto el nuevo líder de los socialistas cántabros, Pablo Zuloaga, como la ya ex secretaria general y vicepresidenta del Gobierno regional, Eva Díaz Tezanos, con los que ha hablado tras las primarias, le han asegurado que la estabilidad institucional está garantizada.

Así lo ha afirmado en declaraciones a los periodistas, antes de intervenir en un curso sobre energías renovables en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

El presidente ha recordado que los pactos de Gobierno "se firman con los partidos", en el caso de Cantabria entre regionalistas y socialistas, y ha pedido al PSOE que "no se traslade ningún tipo de pretensión" al Ejecutivo.

Tras señalar que Cantabria está "a mitad de legislatura", ha destacado que el Gobierno PRC-PSOE "está funcionando".

Preguntado por la posibilidad de que se produzca alguna dimisión entre los consejeros socialistas, ha dicho que eso a él "se le escapa" y ha señalado que si se produce algún cambio en el Gobierno, se lo tendrán que comunicar porque el que nombra y destituye es el presidente.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en que hay que mantener la estabilidad tanto en el Gobierno como en el Parlamento porque es "fundamental" para que Cantabria salga definitivamente de la crisis y vuelva a las "cifras de progreso y de auge" que tenía hasta 2011, hasta que llegó el PP al Ejecutivo y "originó un destrozo importante que" ahora se está "recomponiendo".