Castro Urdiales, 1 ago (EFE).- El servicio de emergencias de Castro Urdiales ha anunciado la apertura al tráfico del tramo de la autovía A-8, en dirección a Vizcaya, que permanecía cortado desde ayer tarde a su paso por Ontón por un accidente en el se incendió un camión y cuyo conductor murió al caer por un viaducto.

Los restos del tráiler calcinado ya han sido retirados de la calzada y se han reforzado con bloques de hormigón los laterales del puente destrozados tras un incidente que ha vuelto a registrar durante este martes atascos kilométricos en ambos sentidos.

Y es que desde ayer se habilitó un carril reversible de Cantabria para aliviar el tráfico hacia el País Vasco pero que, a su vez, ha originado un embotellamiento entre vehículos que circulaban en dirección a Santander.

Pese a que todavía se siguen produciendo retenciones, se espera que con la apertura total del A-8 la situación se vaya normalizando con el paso del tiempo.

El accidente ha causado la muerte de un hombre, de 53 años y vecino de Gijón, que circulaba a primera hora de la tarde del lunes por la autovía, sentido Vizcaya, cuando por causas que se desconocen perdió el control del camión y, tras colisionar con un turismo, se salió de la vía incendiándose su vehículo.

Tras el choque la cabina quedó suspendida sobre el viaducto de Ontón, desde donde el conductor se precipitó al vacío a causa de las llamas, según informó el 112 de Cantabria.

Desde entonces ese tramo de la autovía ha permanecido cerrado al tráfico hasta que se han retirado los restos del camión y se han asegurado las defensas de los carriles dañados.

El incidente ha colapsado la autovía durante más de 20 horas en dirección a Vizcaya, con un corte inicial de ambos sentido, que ha originado retenciones de más de 20 kilómetros.