Santander, 1 ago (EFE).- El Ministerio de Fomento introducirá el AVE en Cantabria, con el proyecto de construcción de una nueva plataforma para alta velocidad con ancho internacional entre Aguilar de Campoo y Reinosa, para la que se contempla una inversión de unos 350 millones de euros.

El proyecto para alargar la línea de alta velocidad hasta Reinosa lo ha anunciado hoy el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el encuentro "Una estrategia de desarrollo económico y social para Cantabria", que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

De la Serna ha subrayado que su departamento trabaja en proyectos de infraestructuras para Cantabria por valor de más de 2.000 millones de euros, algunos de los cuales ya se están ejecutando, mientras que otros están en procesos administrativos y harán que la región conozca el "mayor volumen de inversión de su historia".

Y ha recalcado que estas actuaciones son responsabilidad de "todas las administraciones", por lo que ha criticado que se trate de "tapar la inacción y la falta de capacidad" en esa tarea "echando la culpa a otro", lo que, a su juicio, "hace bueno el principio de que: no se puede engañar a todos durante todo el tiempo".

"Todos debemos asumir la responsabilidad que nos toca y demostrar con hechos la capacidad y el impulso que se quiera dar esta tierra", ha sentenciado el ministro, después de que ayer el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, achacase en este mismo foro el menor crecimiento de la región respecto a la media española a la "desaparición absoluta" de la inversión del Gobierno de España.

Casi al principio de su intervención, De la Serna ha aclarado que los proyectos de los que ha hablado hoy son "hechos", y "no titulares o promesas", y ha remarcado que algunas de esas actuaciones "ya se están llevando a cabo", al tiempo que ha defendido que "tienen un proceso administrativo" que es obligado cumplir.

Entre esos proyectos ha destacado las infraestructuras ferroviarias en las que el Ministerio de Fomento ha señalado que contempla movilizar más de 1.600 millones de euros en Cantabria, además de más de 200 millones en actuaciones complementarias.

Dentro de ese primer apartado, el ministro ha resaltado que el Gobierno de España considera como "una de sus prioridades", entre los corredores de larga distancia, el de Palencia-Santander, con un primer tramo hasta Aguilar de Campoo, en el que ha asegurado que "no se puede correr más" en su tramitación administrativa.

En cuanto al nuevo tramo anunciado hoy, entre esta localidad palentina y Reinosa, la estimación es que su coste sea de unos 350 millones de euros, aunque eso lo tendrá que definir el estudio informativo, que se está comenzando a elaborar.

De esta forma, Íñigo de la Serna ha afirmado que la alta velocidad "entrará en la comunidad autónoma de Cantabria", en una línea en la que ha recordado que ya se están ejecutando distintas actuaciones entre Reinosa y Santander, con casi 100 millones de euros de inversión.

"Lo digo para aquellos que han podido decir que no hay ninguna obra en Cantabria", ha incidido el ministro de Fomento, quien ha repasado otros proyectos ferroviarios en la región, además de obras complementarias que contemplan una inversión superior a los 200 millones de euros.

De la Serna también ha hablado de carreteras, con proyectos como la conexión Barreda-Sierrapando, en la A-67; el tercer carril de la A-8, entre Laredo y Vizcaya; la ampliación de los accesos al Puerto de Santander o la mejora de la carretera del desfiladero de La Hermida, que supondrán una inversión en Cantabria cercana a los 500 millones de euros.

A esto ha sumado, entre otras inversiones, los más de 23 millones de euros de la construcción del muelle 9 de Raos, en el Puerto de Santander, o los más de 6,5 millones previstos en los próximos años para el aeropuerto Seve Ballesteros para destacar el esfuerzo "especial" del Gobierno de España en materia de infraestructuras en Cantabria "más allá de titulares o etiquetas".

En este sentido, De la Serna ha reivindicado que el Ejecutivo central está volcado con la ejecución de infraestructuras "capitales para el progreso de Cantabria". "Y nos vamos a echar la culpa a los demás de lo que no sepamos o no seamos capaces de hacer", ha concluido el ministro de Fomento.