Santander, 1 ago (EFE).- El escritor argentino Rodrigo Fresán ha lamentado hoy que el uso de los dispositivos móviles para comunicarse a través de las redes sociales esté sustituyendo a los libros de papel durante los momentos de ocio, convirtiendo a la lectura en su propio "enemigo".

"Me produce una cierta desazón entrar al metro mientras consultan perfiles sociales en el tiempo que antes tenían un libro en la mano", ha señalado en una rueda de prensa con motivo de su participación en el encuentro de los "Martes Literarios" que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

Fresán ha opinado que "nunca se ha leído y se ha escrito más que ahora", aunque entiende que la abundancia informativa que ofrece internet en distintos formatos hace que "el enemigo de la lectura sea la misma lectura".

Esta nueva tendencia, según ha dicho, supone un "autoconsumo caníbal un poco nocivo" pero que cambiará porque la gente se "va a cansar".

Sin embargo, Fresán también ha manifestado que en internet, además de cosas "muy malas", también las hay "muy buenas".

Además, ha explicado que, al menos en su caso, los escritores "no te influyen, te influyen los libros" pero "ni siquiera" todos los libros de un determinado escritor.

La vocación literaria, según ha indicado, es "muy infantil" porque generalmente se adquiere de muy joven y esa parte infantil supone "leer algo que te gusta mucho" y pensar cómo transmitirlo a otra persona.

Respecto a su vivencia personal en España, Fresán ha valorado a Barcelona como una ciudad "ideal" para los escritores porque tiene "buenas" librerías, algo que para él es "imprescindible" y no por ese "mito" que la califica como una ciudad de acogida a escritores latinoamericanos que, en su opinión, está "más cerca del espejismo que del oasis".

También ha añadido que esta ciudad tiene mar y montaña, y eso hace que al escritor, acostumbrado a llevar una vida "más sedentaria", le quite el problema de tener que viajar en busca de ellos. EFE