Santander, 2 ago (EFE).- El Ayuntamiento de Santander ha concedido más de un millar de ayudas económicas en lo que va de año por valor aproximado de 815.000 euros, según ha señalado hoy la concejala de Familia y Servicios Sociales, María Tejerina.

Así, según ha informado el consistorio en un comunicado, hasta mediados de ejercicio se han tramitado unas 1.170 solicitudes de ayudas en los servicios sociales municipales, de las cuales, 1.011 han sido ya aprobadas.

Entre ellas, se incluyen las ayudas concedidas a mujeres víctimas de violencia de género, que suman 22.700 euros en los siete primeros meses de este año.

Del total de ayudas aprobadas hasta la fecha, unos 467.000 euros se han justificado al Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) para su abono con cargo al fondo regional, que destina 500.000 euros a los santanderinos.

El resto de las ayudas se están abonando con cargo al fondo de emergencia del Ayuntamiento de Santander, que además de abarcar más conceptos de ayudas y contar con unas condiciones de acceso más flexibles, se ampliará siempre que sea necesario.

En este sentido, la concejala de Familia y Servicios Sociales ha resaltado que desde la entrada en vigor de la nueva ordenanza de ayudas y el refuerzo de personal en el área de servicios sociales, han aumentado significativamente las ayudas concedidas y se ha agilizado también el proceso, todo ello en beneficio de los vecinos.

Además, para dar respuesta a esa evolución de las ayudas con cargo a la nueva ordenanza, Tejerina ha recordado que se han incorporado nuevos fondos a la partida económica prevista para este año con el fin de asegurar que siempre haya recursos para atender las solicitudes.

La ordenanza de ayudas económicas del Ayuntamiento de Santander contempla distintos conceptos que van desde el pago del alquiler y de los recibos de agua, luz o comunidad, a otro tipo de gastos como arreglos de primera necesidad, alimentación, cuidado infantil, apoyo al menor, productos de higiene o ropa.

Además, desde la modificación de la ordenanza, que entró en vigor en noviembre, se incluye también la posibilidad de solicitar ayudas para el pago puntual de los gastos de hipoteca cuando se produzcan imprevistos o situaciones sobrevenidas que impidan afrontarlos durante un período determinado de tiempo, así como otros gastos ligados a la vivienda, como el cambio de una lavadora, por ejemplo.

Asimismo, se prevén ayudas para cursos de formación, incluidos dentro de un plan de intervención por parte de los servicios sociales municipales, con el fin de favorecer las posibilidades de inserción laboral de los beneficiarios, de manera que puedan incrementar sus ingresos y afrontar las dificultades económicas que venían atravesando.

Para acceder a estas ayudas los solicitantes deben tener unos ingresos que no superen 1,5 veces el IPREM (un baremo más flexible del que existía hasta ahora y, también, más amplio que en las ayudas regionales, donde el límite es 1,25 veces el IPREM). La actual ordenanza bonifica además en mayor medida a las familias con menores y personas con discapacidad a su cargo.

Tejerina ha recordado que cualquier santanderino que necesite una ayuda o un apoyo social puede dirigirse a los servicios sociales municipales y a las unidades de trabajo social para informarse sobre las ayudas existentes y sobre el resto de programas sociales, bonificaciones o becas a las que pueden acogerse en distintos servicios municipales.