Muriedas, 2 ago (EFE).- El Centro de Investigación y Formación Agrarias (CIFA), situado en la localidad de Muriedas (Camargo), acoge hoy la celebración de las II Jornadas sobre Selección y Valorización de Cultivos Tradicionales de Tomate, que buscan poner en valor los cultivos locales de este vegetal de Cantabria.

Han sido inauguradas por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, y en ellas participan productores, consumidores, organismos de investigación y restauradores, según ha informado el Gobierno en un comunicado.

En opinión de Oria, hasta ahora, estos cultivos locales de tomate de Cantabria han sido "infrautilizados" y "desplazados" por cultivares modernos y ha puesto en valor que permiten "ahondar" en su conocimiento, tanto desde la óptica del consumo y calidad organoléptica, como desde la de la producción.

También ha afirmado que el tomate es una de las hortalizas "más difundidas" en todo el mundo y de las de "mayor" valor económico y ha destacado que, en la región, la marca de calidad "CC Calidad Controlada, Tomate de Cantabria" tiene "un prestigio" y una aceptación "muy notables" por parte del consumidor.

Para el consejero, la estandarización en el sector del tomate ha producido "una gran uniformidad" en la variedad de las especies cultivadas, una disminución de la diversidad biológica y una erosión genética de los cultivares tradicionales, que han sido sustituidos por otros de tipo comercial, obtenidos por grandes multinacionales.

Esto genera, ha remarcado, que la situación actual sea "preocupante" y que se hayan perdido "una gran parte" de las variedades locales, desplazadas por nuevas selecciones "más productivas".

Al mismo tiempo, Jesús Oria ha apuntado que otras se mantienen "arrinconadas" y necesitan de un proceso de tipificación, selección y mejora para que vuelvan a mostrar sus características peculiares y sean devueltas al proceso productivo comercial.

Dado que cada año se pierde una media de 50.000 variedades de interés para el sector agrario, el consejero ha puesto en valor que el Gobierno de Cantabria, a través del CIFA, esté llevando a cabo una línea de investigación relacionada con la conservación y recuperación de cultivares tradicionales en la región.

Al respecto, Oria ha explicado también que, en la región, el cultivo de estos recursos fitogenéticos, "normalmente", está restringido a pequeños huertos, para autoconsumo, empleando semilla propia y con un carácter marcadamente local, lo que los convierten en un entorno "idóneo" para desarrollar sistemas de producción ecológica.

Ademas, ha remarcado que las variedades tradicionales pueden ofrecer sabores, aromas, formas o colores distintos a los estándares actuales, por lo que la calidad organoléptica de estos cultivos posibilita un crecimiento de las denominaciones de origen y de los establecimientos especializados en estos productos de calidad.

Entre otras cosas, en estas jornadas que celebra hoy el CIFA se abordará una visión general de los proyectos que está desarrollando este centro desde 2012 sobre cultivares tradicionales de tomate y sus propiedades nutricionales, la puesta en valor del Tomate Rosa de Barbastro y la apuesta por los productos locales de cercanía.

En el acto de inauguración de estas jornadas han estado también presentes el director general de Ganadería y Desarrollo Rural, Miguel Ángel Cuevas, el director de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (Odeca), Fernando Mier, y el director del CIFA, Manuel Mora.