Santander, 2 ago (EFE).- El Sindicato Médico de Cantabria ha denunciado hoy la "mala gestión" de la consejera de Sanidad, María Luisa Real, frente a la situación de estos profesionales, con falta de personal y agendas saturadas, y ha amenazado con convocar una huelga este otoño si antes del 15 de septiembre no hay un acuerdo.

Su vicepresidente, Santiago Raba, y su secretario, Vicente Alonso, han recordado en rueda de prensa que ante la "inacción" de la Consejería el Sindicato Médico ya denunció en julio la situación en que se encontraba la Atención Primaria y, sobre todo, la Pediátrica, con un profesional atendiendo a los pacientes de tres en algunos casos.

Y han criticado que "lejos de intentar apagar los fuegos", intentar reducir la situación y dialogar, la respuesta de la consejera ha consistido en "incendiar aún más los ánimos" con varias medidas.

Entre ellas, Raba ha destacado las instrucciones dadas por la Gerencia de Atención Primaria de "usar" a los pediatras de área como médicos sustitutos, cambiándolos de los centros de salud que tienen asignados por contrato, lo que supone, según ha añadido, un "incumplimiento flagrante" de sus derechos laborales.

El Sindicato Médico también critica que hace dos días la Consejería presentó un documento "impositivo y no negociado" en la mesa sectorial de Sanidad para ampliar el horario de atención pediátrica, con el rechazo por "ilegal" de todos los sindicatos.

A pesar de esto, según ha asegurado Raba, la Consejería de Sanidad ha anunciado su intención de "imponer" esta medida, lo que supondrá "que un solo pediatra tendrá que atender las urgencias de nueve cupos", ha detallado.

"Esta es la forma de actuar de esta consejera y de sus gestores: se presenta y si no sale, se impone", ha afirmado el vicepresidente del Sindicato Médico de Cantabria, quien ha dicho que esta decisión supone "dinamitar" la conciliación familiar y laboral de los pediatras de Atención Primaria, de los que 8 de cada 10 son mujeres.

Raba también ha lamentado que la Consejería haya sido "incapaz" de presentar "una sola propuesta" en las reuniones que han mantenido para abordar esta situación y que no haya tenido en cuanta "ninguna" de las planteadas por el Sindicato Médico de Cantabria.

"Estamos ante una consejera de Sanidad sin talante negociador ni cintura política alguna, que no afronta los problemas y huye de ellos y que cuando se ve agobiada da un portazo y cierra cualquier vía de negociación", ha añadido Santiago Raba.

Y ha afirmado que los médicos cántabros tienen que "convivir con la presión generada" por la "falta de visión y la mala gestión" de Real, mientras que considera a la consejera "incapaz de sobrellevar" la presión generada por su cargo.

Por ello, el Sindicato Médico de Cantabria ha pedido al Gobierno de Cantabria que nombre un interlocutor y ha dado de plazo hasta el 15 de septiembre para alcanzar un acuerdo y ha advertido de que, en caso de no llegar a una solución pactada, convocará una huelga que afectaría a unos 2.000 profesionales de medicina general.

"No vamos a aguantar más", ha sentenciado Raba, quien ha subrayado que esta situación "solo se soluciona negociando" y ha manifestado la disposición del Sindicato Médico a "agotar todas las vías de negociación", antes de convocar movilizaciones. "Es su responsabilidad decidir si quieren negociar con los médicos o con el comité de huelga de los médicos", ha concluido.