Noja, 2 ago (EFE).- El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha expresado hoy la "nostalgia" que le ha producido la inauguración de la exposición "Carteles para la democracia", un recorrido visual por la historia reciente de España a través de la cartelería de las primeras elecciones generales de 1977.

Este acontecimiento histórico que acaba de cumplir 40 años ha generado a Revilla recuerdos significativos esta mañana en Noja, como la proclamación de la autonomía de Cantabria en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal o las imágenes de "compañeros" que fundaron el Partido Regionalista de Cantabria con él, como Eduardo Obregón o Benito Huerta.

También ha hecho hincapié en la temática de algunos carteles que siguen vigente en la actualidad, como "la Seguridad Social, la sanidad pública o España".

La muestra, ubicada en el Palacio del Albaicín, está integrada por 60 carteles originales procedentes de una colección particular de los principales partidos políticos que concurrieron en aquellos comicios.

Cerca de 200 opciones políticas -la mayoría de izquierdas- se presentaron a las primeras elecciones de 1977, pero sólo catorce obtuvieron la representación parlamentaria que abría una nueva etapa democrática en el país.

Esta cartelería de ámbito regional y nacional refleja los mensajes, lemas, cánticos, octavillas y dibujos de los días de campaña electoral y que inició, tras los casi 40 años de dictadura, una nueva aventura profesional a sociólogos, publicistas, politólogos y asesores de imagen y comunicación.

En esta exposición, organizada por el Ayuntamiento de Noja, se podrá reconocer hasta el 27 de agosto, no sólo a quienes fueron los principales protagonistas políticos de esas elecciones generales en España y en Cantabria, sino también cuáles eran las principales preocupaciones de los diferentes partidos políticos y, por extensión, de gran parte de la sociedad española.

"Carteles para la democracia" pretende que quienes vivieron aquella emocionante época de la historia reciente del país tengan de nuevo la oportunidad de revivirla.

Y que quienes aún no habían nacido, conozcan una etapa que sus mayores vivieron con la intensidad propia de la juventud.