Santander, 16 sep (EFE).- El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha acudido de nuevo a su cita con la tradición de San Cipriano, a la que asiste desde hace más de 40 años para acompañar a los romeros, calzado con albarcas, en la subida del santo hasta la ermita de La Pradera.

La fiesta de San Cipriano, que se celebra en Cohicillos, en el municipio de Cartes, ha vuelto a congregar a numerosos vecinos y visitantes, a pesar del mal tiempo, según ha informado el Gobierno de Cantabria en una nota.

Además de Revilla, han participado en la procesión el alcalde de Cartes, Agustín Molleda y representantes de municipios próximos.

Con blusón rojo, pañuelo, albarcas, escarpines y vara de avellano, el presidente ha acompañado a los romeros a la subida del santo en procesión hasta la ermita de La Pradera, donde se ha celebrado la misa en honor a San Cipriano, en la que han participado el Coro Ronda Besaya y los Picayos de Cohicillos.

Después se ha celebrado la romería montañesa y, para dar paso, ya por la tarde, la concentración de piteros en homenaje a Martín y Bosio.

Dentro del IV Festival Folclórico han actuado, entre otros, Ecos de Cantabria, Güeyos de la Montaña y Miguel Cadavieco junto a Marcos Bárcena.

Se ha puesto el cierra así a un intenso programa de actos populares que comenzaron el jueves con el tradicional pregón, que corrió a cargo del exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Javier López Marcano.

El objetivo del Ayuntamiento de Cartes, que apoya el Gobierno de Cantabria, es que en 2018 esta fiesta sea declarada de Interés Turístico Nacional, para lo que llaman a los participantes a mantener el tipismo en la indumentaria tradicional de las romerías montañesas.