Santander, 17 sep (EFE).- El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Santander, Pedro Casares, pedirá en el próximo pleno el apoyo de todos los grupos municipales una moción para combatir la desigualdad salarial, a través de un pacto de rentas.

Casares registrará su iniciativa mañana, lunes, para que sea debatida en el próximo pleno, que se celebrará el jueves 28 de septiembre.

Según ha informado hoy el PSOE en una nota, Casares quiere que todos los partidos con representación en el Ayuntamiento defiendan un pacto de rentas, "instando al Gobierno de España a revertir las políticas que han llevado al empobrecimiento de la ciudadanía".

Para el portavoz socialista, la desigualdad salarial "se ha disparado" durante el gobierno de Mariano Rajoy, incluso en los años de recuperación y descenso del paro.

"Es inadmisible que los salarios del 40 % de la población con menores sueldos han disminuido, especialmente entre los trabajadores con un contrato temporal" subraya Casares, quien cree que el actual modelo salarial en España está impidiendo que el progreso económico y social se extienda a la mayoría de españoles y está poniendo en peligro la recuperación.

A su juicio, ha llegado el momento de favorecer incrementos salariales anuales en los acuerdos entre patronal y agentes sociales, para lograr que en 2021 los salarios hayan recuperado el peso que tenían en el reparto de la renta nacional antes de la crisis.

La propuesta de los socialistas es establecer un incremento salarial progresivo entre un 2 y un 3 por cieno en 2018, y entre un 2,5 y un 3,5 en 2019, 2020 y 2021.

Según Casares, la evolución salarial ha derivado en un aumento del "fenómeno de los trabajadores pobres".

Así, señala que el porcentaje de trabajadores en riesgo de pobreza, que se define como la proporción de trabajadores con una renta inferior al 60 por ciento de la mediana de ingresos, ha pasado del 10,8 en 2012 al 13,1% en 2015, una ratio, dice, que sólo superan Grecia y Rumanía.

El PSOE pide también en su iniciativa la derogación de la reforma laboral y que se equipare la subida salarial de los empleados públicos para 2018 con el aumento de la inflación, incorporando complementos adicionales que permitan ir recuperando el poder adquisitivo perdido.

Otras de las medidas que propone es generalizar la implantación de la jornada de 35 horas semanales, que se tomen medidas concretas contra la brecha salarial de género, eliminar la precarización de los falsos autónomos y que el Gobierno de España consensúe con los agentes sociales un incremento gradual del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta alcanzar los 1.000 euros mensuales en 2020.

Para Pedro Casares, las instituciones, como el Ayuntamiento de Santander, "deben trabajar para romper la dinámica instalada en España de bajos salarios, precarización y aparición de trabajadores pobres, y apoyar los pasos para establecer un nuevo modelo de salarios decentes en nuestro país, basados en un reparto más justo de la productividad".