Santander, 7 dic (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a dos personas en Cabezón de la Sal y está investigando a una tercera en una operación en la que ha recuperado más de 600 monedas, anillos y relojes, obtenidos en excavaciones ilegales mediante el uso de detectores de metales y punteros de aproximación.

La operación Detection comenzó en septiembre, cuando agentes del Seprona detectaron este tipo de excavaciones en fincas próximas a casonas y ermitas de toda Cantabria.

Según ha informado hoy la Guardia Civil, la operación culminó este martes, día 5, con la detención de dos vecinos de Cabezón -S.V.S y J.V.S, de 32 años- por la unidad del Seprona, con la colaboración de la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria, como presuntos autores de delitos de apropiación indebida y contra el patrimonio histórico.

La persona investigada, J.R.Q, de 33 años, también es vecina de este municipio.

Los tres se desplazaban a distintos puntos de la región cercanos a casonas, palacios, ermitas e iglesias, donde realizaban pequeñas excavaciones con la ayuda de detectores de metales y punteros de aproximación.

La Guardia Civil, que ha recuperado también tres detectores de metales, dos punteros y dos minipalas, recuerda en una nota que la Ley de Patrimonio de Cantabria prohíbe el uso de estos detectores fuera de las excavaciones expresamente autorizadas y establece sanciones que van de los 30.000 a los 150.000 euros para estas prácticas.