Santander, 7 dic (EFE).- Ocho de cada diez cántabros querrían adelantar su edad de jubilación y, de media, les gustaría dejar de trabajar a los 61 años, aunque la mayoría cree que no podrá hacerlo antes de los 67, según se desprende de la quinta Encuesta sobre la Jubilación y los Hábitos del Ahorro del Instituto BBVA de Pensiones.

La entidad financiera explica hoy en un comunicado que, según este estudio, un 70 por ciento de los habitantes de Cantabria en edad de trabajar querría jubilarse antes de la edad que le corresponde.

Sin embargo precisa que ese deseo choca con la realidad, ya que al ser preguntados cuándo creen que se jubilarán, manifiestan, de media, que la edad efectiva a la que podrán retirarse son los 67,1 años de edad.

Además, la encuesta refleja que el futuro de las pensiones públicas sigue siendo motivo de preocupación para la mayoría de cántabros.

También desvela que ocho de cada diez cántabros (81%) creen aconsejable ahorrar para la jubilación, pero únicamente un 17% ha comenzado a hacerlo.

Preguntados por qué no ahorran para la jubilación, una mayoría amplia señala que no tiene capacidad para ahorrar (71%), en tanto que un 20% señala que aún queda mucho para la jubilación. Solo un 9% confía en la pensión pública.

De hecho, más de la mitad de los cántabros (63%) afirma que no consigue ahorrar algo la mayor parte de los meses; un 37%, en cambio, sí lo logra. De ese 37% que ahorra, ocho de cada 10 ahorra menos de 200 euros al mes.

El informe refleja, además, que los cántabros que ahorran para la jubilación lo hacen mayoritariamente en planes de pensiones (66%) y fondos de inversión (un 47%), frente a un 22% que ahorra en depósitos.

Apunta también falta de información sobre la jubilación en siete de cada 10 encuestados reconocen estar poco a nada informados sobre su jubilación.

Según el BBVA, a los cántabros les gustaría estar más informados sobre el importe de su pensión; la edad a la que podrán jubilarse y, en menor medida, sobre las diferentes formas de ahorrar para la jubilación.

Un 62% de los encuestados desconoce qué parte de su salario va a la Seguridad Social, aunque el 90% sabe cuántos años ha cotizado.

Tampoco existe mucho conocimiento sobre cuál es la pensión pública media de jubilación. La media de todas las respuestas se sitúa en 773 euros, casi 300 euros por debajo de la cifra real.