Santander, 7 dic (EFE).- El grupo parlamentario Podemos Cantabria ha presentado una enmienda a los presupuestos regionales de 2018 en la que reclama la puesta en marcha de un Plan de Reutilización de la Vivienda Vacía dotado con 5 millones de euros.

La formación morada considera que no tiene sentido construir más viviendas cuando en Cantabria hay unas 46.000 desocupadas, según los datos de la Consejería de Obras Públicas.

Con su propuesta pide que se articule un programa que tenga por objetivo poner a disposición de los ciudadanos esas viviendas con la mediación de la Administración.

Las viviendas se pondrían a disposición tanto de las personas con problemas de emergencia habitacional como del resto de los ciudadanos, explica, en una nota, Podemos, que considera que esta medida sería "un primer avance" para ir cambiado el modelo de vivienda en Cantabria.

Esta es una de las cuatro enmiendas que, por un importe total de 7,5 millones de euros, ha presentado el grupo parlamentario en materia de vivienda.

La formación morada subraya que el acceso a la vivienda es un derecho fundamental de todos los ciudadanos y uno "de los aspectos fundamentales" de su pacto con el PRC que posibilitó la investidura del presidente, Miguel Ángel Revilla.

Así, otra de sus iniciativas va encaminada a incrementar en 1,5 millones de euros las ayudas al alquiler para dar cobertura a todas las familias de Cantabria que cumplen los requisitos, sin que se les excluya por llevar tres años cobrándolas.

También añade un millón de euros para la Oficina de Emergencia Habitacional ya que dice que los desahucios en Cantabria se siguen manteniendo al mismo nivel que en años anteriores según los datos aportados por el Consejo General de Poder Judicial.

Su cuarta propuesta es modificar la Ley de Vivienda Protegida de Cantabria, con el fin de aumentar el número de supuestos para que "un mayor número de personas en situación de emergencia social puedan acceder a una vivienda digna".

Entre ellos se intenta evitar que las familias con mayores dificultades deban llegar al desahucio para ser realojadas, apunta.