Madrid, 13 feb (EFE).- El líder socialista, Pedro Sánchez, tendrá el sábado el respaldo del Comité Federal al Reglamento de Estatutos, que alumbra su nuevo modelo de partido, sin contestación de los barones, entre ellos el secretario de Cantabria, Pablo Zuloaga, que defiende que "hará del PSOE la organización política más democrática de España".

Algunos de los líderes territoriales del PSOE no asistirán a la reunión, como la andaluza Susana Díaz y el valenciano Ximo Puig, pero Zuloaga sí estará.

Un día después de su presentación, las nuevas normas internas no han suscitado apenas reacciones entre los líderes territoriales, que rechazaron abiertamente, durante las primarias de mayo, su pérdida de influencia en favor de la de los militantes de base.

Sin embargo, el secretario general cántabro, Pablo Zuloaga lo apoya y considera que el nuevo reglamento, que tendrá que aprobar el Comité Federal el próximo sábado, "hará del PSOE la organización política más democrática de España".

A su juicio, servirá para "dar más voz y participación a los militantes" y para que el PSOE "cuente con todos sus integrantes para tomar las decisiones".

Según ha dicho Zuloaga a Efe, este reglamento "responde al impulso de cambio que pedía la militancia en el 39 Congreso y que reflejará el peso que los militantes van a tener en el futuro".

Para el líder de los socialistas cántabros, "avanzar en más participación y más apertura a la sociedad es avanzar en más democracia" y "eso solo demuestra que el PSOE quiere parecerse a la sociedad actual, que quiere tomar parte y ser partícipe de todas las decisiones que le afecten en su entorno".

"La ciudadanía reclama más participación y también la militancia. Con este reglamento construimos un PSOE más democrático, más participativo y más abierto a la sociedad, y con una militancia que participa en las decisiones fundamentales del partido y todo ello con garantías", ha remarcado.

Por su parte, Ximo Puig ha defendido la necesidad de combinar la "democracia participativa" con la "representativa"; ha advertido del riesgo de caer en "procesos endogámicos" y ha llamado a avanzar en la apertura a la sociedad "mirando por sus objetivos sociales".

También el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que le importa más que el PSOE se constituya en una "alternativa política" al PP que las cuestiones organizativas internas.

En los pasillos del Congreso, los diputados críticos también intentaban hoy esquivar el asunto: "todo evoluciona", señalaba uno de los más veteranos y de los más combativos hace unos meses con el sistema "presidencialista" de Sánchez.

Otro de los parlamentarios que consideran que Pedro Sánchez ha implantado un "régimen caudillista" se mostraba convencido de que es la ejecutiva federal la que acumula más poder con las nuevas normas.

Especialmente callados y desentendidos del nuevo reglamento se han mostrado los socialistas andaluces, hasta el punto de que la presidenta Susana Díaz no asistirá el sábado a la reunión del Comité Federal.

Sí lo hará el presidente castellanomanchego Emiliano García-Page, han señalado a Efe fuentes de su entorno, aunque está por ver si participará en la votación del texto.

En la dirección del PSOE aseguran a Efe que el nuevo reglamento se someterá a votación a mano alzada de los miembros del comité (algo más de 300), la inmensa mayoría -casi un 90 %- afines a Pedro Sánchez.

Entre ellos, han confirmado a Efe su asistencia el líder del PSC, Miquel Iceta, y los secretarios generales de Madrid, José Ramón Franco; Galicia, Gonzalo Caballero; Castilla y León, Luis Tudanca; País Vasco, Idioa Mendia; Navarra, María Chivite; Cantabria, Pablo Zuloaga; y Murcia, Diego Conesa.

El cónclave es el segundo que convoca Sánchez desde el 39 Congreso y, como el anterior, que se celebró en Alcalá de Henares (Madrid), tendrá lugar en un enclave declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, esta vez Aranjuez (Madrid).