Santander, 14 feb (EFE).- La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cantabria (FAPA) considera positivo el anuncio de la Consejería de Educación de establecer una encuesta sobre el calendario escolar, pero ha reclamado más claridad en el desarrollo de la consulta y la toma de decisiones posterior.

La FAPA ha criticado la "falta total de claridad" para establecer esa votación, que se ha anunciado "sin contar" con las organizaciones del sector educativo, así como las medidas que se tomarán después de que se produzca.

Según opina en un comunicado, la decisión sobre el calendario escolar, perteneciente a la Consejería de Educación, debería basarse en mejorar la calidad educativa de los alumnos y no tomarse "como parte de una negociación laboral, como se ha hecho hasta ahora".

Si se quiere alcanzar un acuerdo unánime en esta materia, a su juicio, debería negociarse con "toda" la comunidad educativa "y no sólo con una parte de los trabajadores implicados".

"No se puede hablar de que el cambio de calendario obedeciese a cuestiones pedagógicas porque se llevó a cabo sin presentar unos informes que lo avalasen", insiste la FAPA, quien recuerda que ha solicitado "reiteradamente" esa información durante los dos últimos años.

Para la FAPA, el informe sobre la modificación del calendario realizado durante el curso pasado por el Consejo Escolar de Cantabria "en ningún caso" se puede considerar como "un aval a este cambio".

Y añade que lo que sí avaló el Consejo Escolar es que el calendario escolar se acordara con la comunidad educativa y se organizara por criterios pedagógicos y de mejora de la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje.