Santander, 14 feb (EFE).- El portavoz del grupo municipal regionalista, José María Fuentes-Pila, ha dado a conocer hoy que la adjudicataria del servicio de la grúa ha "puesto en la calle" a tres trabajadores "dos días después" de que entrara en vigor el nuevo periodo de adjudicación, lo que "incumpliría los pliegos".

Según ha explicado el regionalista, quien ha exigido al equipo de Gobierno que medie para la "reincorporación inmediata" de los trabajadores, el pliego de prescripciones técnicas para la adjudicación del contrato establecía que el adjudicatario estaría obligado a asumir la plantilla que venía prestando el servicio y que, paralelamente, las cláusulas de solvencia técnica obligan a tener 31 trabajadores en plantilla.

Así, señala el PRC, la plantilla estaba conformada por 31 trabajadores, siete de ellos de la categoría profesional 'peón especialista', de los que tres fueron despedidos el 3 de diciembre pasado, dos días después de que entrara en vigor el nuevo periodo de adjudicación.

Según ha recordado, la empresa que resultó adjudicataria del servicio, Setex-Aparki, es la misma que lo gestionó entre 2007 y 2017, en base a un contrato que incluía también la gestión del Servicio de Estacionamiento Limitado (OLA), y con la que el Ayuntamiento mantiene un contencioso en los tribunales.

En concreto, el Consistorio reclama a la empresa 1,2 millones de euros de compensación por la explotación de las zonas azules de aparcamiento limitado.

Ante esta situación, el regionalista ha exigido a la alcaldesa de Santander, Gema Igual, que "actúe para que los trabajadores sean readmitidos en sus puestos".

Además, considera que, lamentablemente, se está convirtiendo en una "costumbre" que las empresas a las que el Ayuntamiento adjudica los servicios "incumplan los pliegos".

Fuentes-Pila cree que esto demuestra que el PP "no vela por la calidad de los servicios como es su obligación, no cumple su deber de vigilancia y control".

En este punto, ha citado como ejemplos el servicio de Salvamento en Playas, "también en los tribunales", el contrato de iluminación "que ha dejado la ciudad en tinieblas" y el servicio de autobús turístico, "con una grabación de daba vergüenza".