Santander, 15 feb (EFE).- La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha propuesto hoy garantizar unos plazos de atención a las personas en situación de dependencia mediante una ley autonómica que reconozca el derecho a recibir una ayuda para pagar una plaza privada en caso de demora.

Con esta ley de garantías para las personas en situación de dependencia, el PP aboga por garantizar, al igual que en la sanidad pública, unos tiempos de respuesta y unos tiempos máximos de espera tanto para el reconocimiento de la situación de dependencia, como para el acceso efectivo a la prestación.

Sáenz de Buruaga ha subrayado que el incumplimiento de los plazos tendría como consecuencia el derecho a percibir una ayuda económica para financiar una prestación privada durante todos los meses en los que se sobrepase el plazo establecido.

La líder de los populares ha informado sobre esta iniciativa, en declaraciones a los periodistas, tras darla a conocer en una reunión con representantes de empresas y entidades del sector de la dependencia pertenecientes a las asociaciones FED, Lares y PAD.

Sáenz de Buruaga ha destacado que el PP tiene "mucho que decir y ofrecer" para que el sistema de atención a la dependencia avance y tenga certezas, para "dejar atrás la incertidumbre y el retroceso en una legislatura fallida".

La presidenta del PP ha defendido además una "planificación seria" de las necesidades reales y de los recursos para garantizar la atención y un servicio adecuado a las personas dependientes y la viabilidad de los centros, especialmente en las zonas rurales.

Así como un entorno de financiación estable a las empresas prestadoras de los servicios con una normativa que obligue a la administración a actualizar los precios.

Según ha explicado Buruaga, se trata de evitar que estas decisiones queden al arbitrio del "consejero de turno" y de que "no se repita" lo ocurrido en esta legislatura, puesto que el Gobierno se ha negado sistemáticamente a actualizar los precios a pesar de la subida del IPC.

Además, ha insistido en la necesidad de modificar la actual normativa de acreditación de centros y de desarrollar la de servicios, además de impulsar la coordinación sociosanitaria.

También ha hecho hincapié en que en atención a la dependencia ésta es una "legislatura fallida" para Cantabria.

Sáenz de Buruaga ha afirmado que el Gobierno de Miguel Ángel Revilla "dijo que venía a revertir los recortes del PP" y a colocar el sistema de atención a la dependencia de Cantabria "al nivel de los países del norte de Europa", pero "lo cierto es que la situación es hoy mucho peor para las personas dependientes y para las empresas prestadoras de servicios", ha dicho la líder de los populares.

Buruaga ha recordado que hoy se destinan siete millones menos que en 2015 a las prestaciones del sistema, a financiar las residencias, centros de día o la ayuda a domicilio.

Pero, a su juicio, lo peor es que se han disparado tanto las personas que esperan (5.000), como el tiempo que esperan, que es de una media de 7 meses.