Santander, 15 feb (EFE).- Cinco puertos de la red autonómica de Cantabria continúan cerrados al tráfico tras la nieve caída en las dos últimas semanas en la región, aunque la prohibición de circular por esas carreteras se mantiene para preservar la seguridad de los conductores que puedan circular por esos viales.

Ante la posibilidad de aludes o de desprendimientos en las carreteras donde más nieve ha caído, tanto la Dirección General de Tráfico como la Consejería de Obras Públicas de Cantabria mantienen cerrados esos viales.

En concreto, están intransitables hoy los puertos de montaña de Palombera (CA-280), Estacas de Trueba (CA-631), La Matanela (CA-633), La Sía (CA-665) y Lunada (CA-643).

Ese cierre por precaución, según reconocen fuentes de la Consejería de Obras Públicas, se va a mantener unos días más, aunque las máquinas ya están llevando a cabo la limpieza de esos puertos.

También se advierte de que hoy, con predominio del viento sur en Cantabria, se podría producir un deshielo brusco, que lleva a provocar desprendimientos y aludes en zonas de montaña y, en concreto, en esas carreteras.

Cantabria sigue hoy, y se prevé hasta mañana, en alerta amarilla por fenómenos costeros que podrían dejar olas de entre 4 y 5 metros.

El viento sur está provocando temperaturas en la región muy superiores a las de días anteriores, ya que los termómetros ha llegado, a las 10.30 horas, a superar los 15 grados en Santander, y la mínima está en 2,8 grados en Los Tojos, mientras que en la estación de esquí de Alto Campoo hay 3,5 grados.