Santander, 16 mar (EFE).- La experiencia piloto puesta en marcha en Suances para fomentar el pago digital frente a las compras en efectivo ha puesto de manifiesto la existencia de carencias tanto en cuanto a medios técnicos en los establecimientos, como en la "resistencia" de los usuarios a abandonar el pago en efectivo.

Así lo ha señalado en conferencia de prensa el economista Emilio Ontiveros, tras participar en el para la modernización de Cantabria, que ha estado presidido por la vicepresidenta cántabra, Eva Díaz Tezanos; y ha contado con la presencia, entre otros, del rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos, el responsable del Banco Santander en Cantabria, Carlos Hazas, el director de Negocio de MasterCard, Alejandro Banegas.

Según ha señalado Ontiveros, la experiencia desarrollada en Suances ha evidenciado carencias en la dotación de "tangibles", con un 28 % de comercios que no aceptan pago con tarjeta y una sexta parte que exige un importe mínimo.

Además, solo un 40 por ciento acepta el pago móvil, una sexta parte no tiene conexión a internet y únicamente un 6 % de los que actualmente no venden online prevén hacerlo el próximo año.

Pero, el informe también refleja, según apunta Ontiveros, carencias de "intangibles" que tiene que ver con la alfabetización digital y financiera, así como con las actitudes de los usuarios y más concretamente con la confianza.

"Se han visto resistencias", ha explicado Ontiveros, centrando estas principalmente en las personas de más edad y en las compras de menor importe.

Una de las principales conclusiones de esta experiencia piloto, pionera en España, determina que el efectivo sigue siendo el medio más utilizado en pagos cotidianos tanto en frecuencia como en valor y que el "pago móvil" apenas se utiliza.

Casi la mitad de los usuarios señala que encuentran establecimientos que no aceptan pago con tarjeta y el 53 por ciento desconoce las soluciones de pago móvil entre particulares.

El informe apunta que aunque el 87 por ciento de los usuarios dispone de un smartphone y el 90 % se conecta a internet, el uso de la red para comprar es minoritario (un tercio no ha comprado nunca en internet).

Aunque la "bancarización" es universal, el 16 por ciento de los usuarios no tiene tarjeta de pago. Comodidad y seguridad son las principales ventajas que ven los usuarios en el pago con tarjeta, pero tienen en baja consideración tanto la privacidad como la dificultad de controlar los gastos.

Díaz Tezanos ha destacado que el Gobierno regional está llevando a cabo y seguirá haciéndolos acciones para impulsar la digitalización de la economía, porque se trata de una revolución económica, tecnológica y social que es imparable.

Además, ha apuntado que para hacerla efectiva es necesaria la coordinación de esfuerzos entre las administraciones públicas, las empresas y la ciudadanía.

La vicepresidenta ha reconocido que aún queda "camino por recorrer", para la digitalización de la economías, como refleja el proyecto desarrollado en Suances, con el que se ha detectado que el objetivo previsto tiene "mayor complejidad de la que pudiera parecer un primer momento".

No obstante, Díaz Tezanos se ha mostrado convencida de que el siglo XXI va a ser el de la digitalización, al tiempo que ha recordado que para impulsar este cambio el Gobierno ya está desarrollando numerosas acciones a través de Sodercan y de la Dirección General de Innovación.

Por su parte, Ángel Pazos, ha opinado que, a tenor de los resultados del proyecto piloto, se detecta que el pago digital es un "proceso de cambio que tiene su velocidad y sus resistencias"; por lo que ha considerado necesario acometer acciones de formación que ayuden a cambiar los patrones de comportamiento.