Santander, 12 abr (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a un hombre por intentar sacar diversos artículos sin pagar de un centro comercial, con la ayuda de un amigo suyo empleado como cajero en ese establecimiento, que simulaba cobrarle lo efectos que se llevaba.

Los dos hombres, de 49 y 44 años, respectivamente, y con antecedentes, han sido detenidos por un presunto delito de estafa, después de ser sorprendidos por los vigilantes de seguridad del centro comercial.

Según ha informado hoy la Policía Nacional, sobre las 11.00 horas del pasado martes, 10 de abril, el Servicio del 091 recibió una llamada del vigilante de seguridad de un centro comercial de Santander, comunicando que les estaban sustrayendo género.

Inmediatamente, acudió al lugar una patrulla policial contactando con el servicio de seguridad del establecimiento a los que acompañaban un cajero y un cliente.

Tanto el vigilante de seguridad como los responsables del comercio manifestaron que días antes realizando un inventario rutinario, habían notado la falta de materiales en el almacén.

Por ello estaban realizando desde entonces un control exhaustivo de los productos y su venta, al sospechar que estos pudieran estar siendo sustraídos.

Esa misma mañana detectaron a un cliente que pasaba con numerosos efectos por una línea de cajas, donde parte de los artículos no eran debidamente cobrados por el dependiente.

Tras comprobar que el día antes ese cliente había realizado dos compras con el mismo empleado, abonando en total 194 euros, y sospechando que ambos habrían colaborado para sustraer los artículos por valor de 784 euros que habían faltado ese día, avisaron a la Policía.

En ese momento, según la Policía Nacional, el cajero manifestó espontáneamente de forma libre y voluntaria, que estaba confabulado con el cliente porque estaba haciendo una reforma en casa y necesitaba el dinero, por lo que ambos fueron detenidos y han pasado a disposición judicial.