Fallece el preso rescatado en la playa de Somo

fotogalería

/ Antonio San Emeterio, 'Sane'

  • El hombre, de 50 años y natural de Galicia, se daba su primer baño ayer en una década gracias a un permiso penitenciario, cuando apareció inconsciente

El hombre que ayer fue rescatado en «estado crítico» cuando se bañaba en la playa de Somo ha fallecido esta noche a las dos de la madrugada. Todavía se deconocen las causas concretas de la muerte. Natural de Galicia y de 50 años de edad, se encontraba de permiso penitenciario tras permanecer ingresado en la cárcel de El Dueso durante la última década

Fue su primer baño en el mar en los últimos diez años. Eran las seis de la tarde cuando el servicio de emergencias del 112 recibió un aviso al hallarse un cuerpo flotando boca abajo en el agua. El helicóptero del Gobierno regional acudió a su rescate, al igual que hicieron dos embarcaciones de la Guardia Civil y de Salvamento Marítimo. Apenas tuvieron que intervenir porque cuando llegaron el hombre ya se encontraba en la arena, inconsciente, y recibía los primeros auxilios.

Había sido rescatado del agua por su tutor, un hombre de nacionalidad letona que, junto a otros dos amigos, habían decidido pasar la tarde en la playa por la insistencia del preso. «Era su primer día de permiso y le hacía mucha ilusión bañarse después de tanto tiempo», decían en la misma playa. Insistió tanto que la persona que le tutela en la asociación Nueva Vida de Santander le prestó un traje de neopreno para protegerse del frío dentro del agua. La experiencia, sin embargo, podría acabar en tragedia. Por causas que aún se desconocen, el hombre sufrió un problema cuando se encontraba bañándose y el tutor se tuvo que tirar al agua al ver que llevaba varios minutos flotando boca abajo.

Fue rescatado del mar ya inconsciente, «sin pulso y echando espuma por la boca», relató a este periódico Ignacio García, de la Escuela Cántabra de Surf, quien recibía el aviso de que algo «raro» estaba pasando en la arena. «Cuando me enteré pensé que se trataba de un buceador ahogado que había salido a flote, pero cuando vi el cuerpo en la arena, con el traje de neopreno, no daba crédito porque el mar no estaba especialmente peligroso. Había olas de dos metros, pero estaba tranquilo».

Una enfermera y un bombero que estaban paseando por la playa no dudaron en atender a la víctima y estuvieron reanimándole sin éxito durante media hora hasta que llegó una unidad móvil (SVA) del 061 desde El Astillero. En un primero momento se planteó la posibilidad de llevar al hombre en helicóptero hasta el aeropuerto de Parayas y de ahí hasta Valdecilla. Sin embargo, al final se optó por trasladarle por carretera al considerar que la ambulancia contaba con mayores dotaciones sanitarias para seguir con las labores de reanimación. A última hora de la noche de este lunes, la víctima se encontraba en cuidados intensivos del hospital, intubado y con pulso, aunque se estado seguía siendo crítico

En la zona no daban crédito a la situación «de mala suerte» que vivieron ayer en la playa. «Es un chico que tenía mucha ilusión por bañarse después de tanto tiempo encerrado en la cárcel con la tan mala suerte que en su primer día de permiso casi se ahoga».

Seis víctimas mortales

Lo de ayer no hace otra cosa que aumentar la racha negra en la costa de Cantabria. En el último mes y medio el mar se ha cobrado seis víctimas mortales, más la de hoy. La primera fue el 7 de marzo, cuando la barca de un pescador volcó en la barra de Suances y el hombre falleció en el hospital. La siguiente víctima fue un conocido vecino de Noja, que sufrió un golpe mortal cuando se encontraba en la zona de la Punta de la Mes. Dos días después aparecía el cuerpo sin vida de un hombre cerca de la Duna de Zaera, en Santander. También en la capital, el 30 de marzo se rescataba del agua el cuerpo de una mujer de 82 años en la zona del Barrio Pesquero. Ya en abril, la desaparición de un pescador en el Puente del Diablo (Santander) y de un buceador en Ontón (Castro Urdiales) completan una dura cronología de sucesos en la región.