La Audiencia absuelve al alcalde de Medio Cudeyo de un delito de prevaricación

  • Confirma la sentencia de 2014 que exculpaba a Juan José Perojo de un delito por el proyecto de la rehabilitación de la Casa Corpas como centro de recepción de visitantes

La sección tercera de la Audiencia de Cantabria ha confirmado la sentencia de 2014 que absolvió al alcalde de Medio Cudeyo, Juan José Perojo, de un presunto delito de prevaricación administrativa por el proyecto de rehabilitación de la Casa Corpas como centro de recepción de visitantes.

Perojo había sido denunciado por la ex regidora María Antonia Cortabitarte, del PP), por unos hechos de 2008, cuando el actual alcalde también gobernaba en el municipio y el pleno encomendó al arquitecto municipal la reforma de la Casa Corpas, sobre la que Intervención realizó un reparo por una posible incompatibilidad que fue levantado.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Santander absolvió el 9 de mayo de 2014 a Juan José Perojo al considerar que no había quedado acreditada la comisión de un delito de prevaricación y que en el proyecto primó el interés general y el bien común.

El Ministerio Fiscal presentó recurso, al que se adhirió la propia Cortabitarte. La Audiencia de Cantabria cita en la sentencia el artículo 792.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para explicar que contra las sentencias absolutorias "lo único" que se puede pedir es la anulación, pero no condenar al encausado que resultó absuelto en primera instancia.

Asimismo, el fallo de la Audiencia Provincial, contra el que no cabe recurso ordinario alguno, establece que la sentencia de instancia concluye que el acto administrativo objeto de acusación, aparte de no haber sido adoptado por el alcalde, sino por el pleno del Consistorio por mayoría, no fue arbitrario.

Y añade que la resolución no fue, contrariamente a lo que dice el Fiscal, evidente, patente, flagrante o clamorosa.

Además, recoge que el acusado, conocedor del reparo de Intervención, planteó en el pleno municipal la cuestión, votándose en consecuencia, por lo que no hay una decisión unilateral, dolosa e intencional, sobre todo, apunta, después de haberse formulado consultas con diferentes órganos del Consistorio.

Por ello, la sala procede a desestimar tanto el recurso de apelación como la adhesión y a confirmar "por sus propios fundamentos" la sentencia recurrida, si bien considera que los hechos objetivos sobre los que las acusaciones pretenden construir la condena son susceptibles de ser sometidos al examen jurisdiccional en la vía contencioso-administrativa.

Las costas se declaran de oficio, al no apreciarse en el recurso o en la adhesión temeridad o mala fe.