Los gamberros se ceban con Piélagos

Papelera arrancada en una zona ajardinada de Piélagos.
Papelera arrancada en una zona ajardinada de Piélagos. / DM
  • El Ayuntamiento denuncia el vandalismo que está sufriendo el mobiliario urbano durante los últimos meses en los que se han producido "numerosos destrozos en bancos, mesas, papeleras y otros elementos públicos"

No es la avispa asiática pero su expansión empiezan a parecerse a la de la vespa velutina. Los actos vandálicos siguen dañando la imagen de la región a medida que avanza el año. Primero fueron los contenedores quemados de Camargo a principios de año. Luego, fue Castro Urdiales en plena temporada de verano con papeleras, árboles y bancos destrozados. Y ahora la víctima es Piélagos. Su ayuntamiento denuncia que durante los últimos meses el mobiliario urbano parece cualquier cosa menos lo que debe ser.

En un comunicado oficial, la alcaldesa Verónica Samperio ha querido sacar a a luz el estado en el que se encuentran los diferentes elementos de la via pública de uno de los municipios con más población de Cantabria (sin contar Santander y Torrelavega). "En los últimos meses se han producido numerosos destrozos en bancos, mesas, papeleras y diferentes elementos de la vía pública". Pero no queda ahí la mancha de los gamberros. La regidora denuncia también la rotura "intencionada" de árboles en zonas verdes y columpios de las áreas infantiles en las que también han dejado grafitis para el recuerdo.

Señales para marcar el territorio vandálico que no han hecho nada de gracia en el Ayuntamiento. "Esto no tiene justificación posible. Es un problema que afecta a todos y no solo a las administraciones públicas".

El discurso de Samperio va con un mensaje claro que no quiere que se le olvide a ningún vecino. "Cada pieza del mobiliario urbano que tenemos que reponer, cada árbol que hay que volver a plantar o cada pintura que hay que limpiar tiene un coste para el Ayuntamiento de Piélagos, pero también, que nadie lo olvide, para todos sus vecinos porque lo pagamos todos y cada uno de nosotros". No habla de amenazas ni castigos pero su discurso está cargado de seriedad y da ejemplos claros de lo ocurrido. "Cuando alguien decide destrozar intencionadamente una mesa en Vioño, no sólo es un problema para los vecinos de esta localidad, sino para los del resto de las que forman parte del municipio", avisa.

La alcaldesa ha pedido la colaboración para mantener y ciudar "aquello que es de todos". ¿La razón? El mantra que emplea en su comunicado. "Cuando una persona comete un acto vandálico ocasiona un grave perjuicio al resto de los vecinos de Piélagos".