Camargo resuelve el ‘misterio’ de la liquidación de obra en Tres Robles

Entorno de la urbanización Tres Robles de Muriedas, donde se hicieron los trabajos.
Entorno de la urbanización Tres Robles de Muriedas, donde se hicieron los trabajos. / DM
  • El Ayuntamiento avala el pago final de los trabajos, que sufrieron un reparo de Intervención y que fueron motivo de ataque contra Diego Movellán

El Ayuntamiento de Camargo dará el lunes carpetazo en Pleno a uno de los asuntos que habían provocado una guerra abierta entre el equipo de gobierno dirigido por Esther Bolado y su predecesor en el cargo, Diego Movellán (PP).

La sesión servirá para levantar el reparo que Intervención interpuso por la certificación final de una obra de renovación y ordenación de espacios en el entorno de la Urbanización Tres Robles de Muriedas, remitida en los últimos compases de la pasada legislatura y que el actual Gabinete no dudó en afear por «las extrañas circunstancias» que rodeaban la factura definitiva de los trabajos, que finalmente obtienen la aquiescencia municipal.

Bolado ordenó una investigación por el vaivén de los sobrecostes y los diferentes conceptos para atribuirlos, primero en incremento de unidades de obra y posteriormente en nuevas partidas realizadas. Los trabajos se adjudicaron por 187.437,25 euros y en las liquidaciones se emitieron recibos por 16.415,67 euros más, según los responsables camargueses.

Después de la denuncia publica del equipo de gobierno en abril, éste se negó a satisfacer las demandas de la adjudicataria, una Unión Temporal de Empresas (UTE) conformada por Cannor y OPSA.

"Error"

La sociedad, ante el abono insatisfecho, presentó alegaciones y nueva certificación en mayo. En su escrito, consultado por este periódico, igualmente aclaró el entuerto, pues admitió que la certificación final por 16.415,67 euros recogía dos conceptos: Incremento de unidades de obra (10.133,99 euros) y un segundo importe de 6.281,68 euros «que se ha incluido por error, pues se trata de unos trabajos que se están tramitando con el Ayuntamiento, independientes del expediente de esta obra».

Con esta situación, la UTE solicitaba un último pago de 10.133,99 euros, aunque el Ayuntamiento fija una liquidación de 9.971,30 euros. Dado que esta suma no supera el 10% del precio primitivo del contrato, se ha procedido a aprobar la transferencia al estar dentro de la legalidad vigente. El dinero se restará de la partida que la Casona tiene reservada para acometer inversiones en las juntas vecinales.