El exsecretario de la junta vecinal de Soto deberá devolver dinero desaparecido

  • En 2009 desaparecieron de la entidad local más de 43.000 euros, hechos que el PP denunció en 2014

El Tribunal de Cuentas ha condenado al exsecretario de la Junta Vecinal de Soto de la Marina José Manuel Pintado a devolver 43.143,73 euros que desaparecieron de la entidad local en 2009, un hecho que no se conoció hasta 2013 y que el PP de Santa Cruz de Bezana denunció en 2014.

En mayo de 2014, la pedanía presentó una denuncia ante la Fiscalía de Cantabria y puso los hechos en conocimiento del Tribunal de Cuentas, que se pronunció el pasado 12 de septiembre.

La Junta Vecinal de Soto de la Marina era titular de una cuenta bancaria entre los años 2009 y 2011, en la que tenían firmas autorizadas la presidenta, María del Carmen Anievas (PP), y el entonces secretario-interventor, José Manuel Pintado, quien entre el 5 de marzo y el 21 de mayo de 2009 tuvo, además, acceso a ella de forma electrónica como único usuario.

Según se recoge en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, a 1 de enero de 2009, el saldo de esta cuenta era de 69.379,12 euros, y cuando se canceló, el 20 de mayo, de 806,24 euros, una minoración que se produjo como consecuencia de transferencias realizadas por el secretario, de las que trece no aparecen reflejadas en la contabilidad de la pedanía y carecen de factura.

Estas trece transferencias no contabilizadas, realizadas entre el 23 de marzo y el 12 de mayo de 2009, tuvieron por destino otra cuenta bancaria del demandado, quien, además, comunicó a la junta vecinal la contratación de un depósito bancario que nunca existió, pero del que se informaba en las reuniones de la pedanía.

Sin justificar

Tras comprobar la contabilidad y la justificación de los gastos, el Tribunal de Cuentas estima que se ha producido un alcance en los fondos públicos de la entidad local por una cantidad de 43.143,73 euros, importe retirado de la cuenta corriente de la junta vecinal sin que se haya justificado debidamente su empleo.

También entiende que Pintado retiró fondos de la cuenta de la junta transfiriéndolos a una cuenta de su propiedad y que los empleó parcialmente en el pago de gastos propios de la entidad, quedando el resto sin justificar.

Además de no admitir la versión del demandado sobre que entregó en mano esos fondos a la presidenta, considera "gravemente negligente" su actuación e, incluso, "dolosa", ya que intentó ocultar a los órganos de la junta lo que él mismo denomina "vaciado" de la cuenta, fingiendo una inexistente inversión en un depósito en otra entidad bancaria.

El Tribunal de Cuentas asegura que José Manuel Pintado realizó actos contrarios a las obligaciones de todo gestor de fondos públicos "con pleno conocimiento de ello" y a sabiendas de las consecuencias de su "irregular" proceder, ordenando transferencias a cuentas de su titularidad sin justificar su destino.

Y añade que trató de ocultar esas transferencias no sólo con una "descuidada" contabilidad no ajustada a la realidad, sino simulando la contratación de un depósito en otra entidad y cancelando la cuenta abierta entre 2009 y 2011 para dificultar a los órganos de la junta conocer sus movimientos.

Por todo ello, en la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación, se condena a José Manuel Pintado, como responsable contable directo del alcance causado en los fondos públicos de la Junta Vecinal de Soto de la Marina, al reintegro de los 43.143,73 euros y al pago de los intereses devengados y de las costas del proceso.

Desde las elecciones municipales de mayo de 2015, ni María del Carmen Anievas ni José Manuel Pintado forman parte de esta junta vecinal.