Villasevil retoma un proyecto para construir un aeródromo junto al Pas

  • La idea, promovida desde el ámbito privado, cuenta con el apoyo de la Junta Vecinal y el Ayuntamiento de Santiurde de Toranzo

El tema viene de largo. Ya hace veinte años Eduardo Fernández estuvo estudiando las opciones, la viabilidad y las cuestiones burocráticas necesarias para el proyecto. «Pero en el pueblo, por entonces, no lo veían». Por eso, la idea de construir un aeródromo en la zona de La Lera, en Villasevil, quedó parada. «La gente va cambiando, han conocido en este tiempo mis inventos, mis aviones, hay personas más jóvenes en las instituciones...». El caso es que la iniciativa vuelve a estar en la mente de todos. La Junta Vecinal y el Ayuntamiento de Santiurde de Toranzo aseguran, de hecho, que cuenta con «todo su apoyo». Que es «una buena idea». «Mejor de lo que está ahora ese terreno estaría seguro», dice el alcalde, Víctor Manuel Concha. Así que Fernández se ha vuelto a poner en marcha.

Aeródromo o campo de vuelo deportivo. «Vamos a convertir una zona que es un pedregal, al lado del río Pas, en un gran prado. Unos setecientos metros de largo y un ancho en la zona más amplia de unos 100 o 150 metros. Nada de infraestructuras, ni asfaltos... Una pista de hierba que en la zona de atrás llevaría unos hangares modulares, sin obra fija», explica el impulsor del proyecto, que trabajó durante años en la construcción aeronáutica y que conoce ampliamente el mundo de la aviación deportiva. Una capacidad «para empezar» de unos veinte pequeños aviones y con «sitio de sobra» para albergar un número mucho mayor de aparatos en tránsito. Fernández habla de una instalación única en la zona norte, que atraería no sólo a los aficionados de Cantabria dispersos por campos de vuelo repartidos por el mapa, sino a vascos, asturianos... «Con un trasiego nacional e internacional, un foco de atracción, con posibilidades de actividades compatibles, de aumentar el interés por las fincas...». Y en la que no descarta que pudiera instalarse también un avión apagafuegos o contar con un pequeño helipuerto. «En Cantabria es muy complicado hacer un aeródromo por el área de influencia que abarca el aeropuerto y por la propia orografía de la región y este es un punto ideal».

La Junta Vecinal de Villasevil dispone de los terrenos en los que se ubicaría el campo –según explica EFE–. Los cederían a cambio de un canon durante un periodo de «unos 20 o 25 años». «Sería un dinero para el pueblo que se podría aprovechar en otras cosas. Y luego, la repercusión de gente para la hostelería de la zona, las casas rurales, el comercio...», detalla Concha, el alcalde del municipio. Ahora, a Fernández, le toca volver a poner en marcha toda la parte burocrática. «Hace veinte años no existía ningún problema y entiendo que ahora no debería haberlo». Pero tendrá que pasar por Aviación Civil, la Confederación Hidrográfica, Medio Ambiente...

Precios y fechas

¿Y cuánto costaría? Fernández entiende que acondicionar el terreno y poder empezar (los hangares irían por otro lado y podrían autofinanciarse con su alquiler) supondría aproximadamente medio millón de euros. Para su puesta en marcha, se baraja la creación de un aeroclub o sociedad que deberá aportar –explica el alcalde–, «con medios propios o financiación privada», el capital necesario para que al pueblo «no le cuesta nada». «En el mejor de los casos estaríamos moviendo tierra en seis meses», apunta el promotor de la idea, consciente de que la fecha depende de la agilidad con que puedan tramitarse todos los pasos.