Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

El Astillero se libra por fin de su 'piedra de la discordia'

El alcalde, Francisco Ortiz, junto al propietario de la finca.
El alcalde, Francisco Ortiz, junto al propietario de la finca.
  • El Ayuntamiento alcanza un acuerdo con el propietario de un terreno para comunicar los viales de Ría Solía y Orconera

El Ayuntamiento de El Astillero ha logrado librar una piedra en el camino. Literal. Y de grandes dimensiones. Tanto, que el pedrusco, una gran barrera arquitectónica ubicada en un terreno privado, impedía la comunicación entre dos viales muy concurridos, el paseo Orconera y la Ría de Solía. Ahora, y gracias a un acuerdo alcanzado con el propietario de la finca, el Consistorio retirará la roca y urbanizará la zona conectando ambas calles.

«Me ha llevado cinco años llegar a esta solución», apostilló el alcalde, Francisco Ortiz, que explicó que ya desde la oposición había planteado esta medida, «tan demandada por los vecinos». Por ello, quiso agradecer en primer lugar «la gran disposición» del dueño de los terrenos para cederlos.

Esta cesión del terreno, mediante la cual el Ayuntamiento retirará la piedra, se ha fraguado dentro de un convenio urbanístico que permitirá acometer la conexión peatonal entre los viales.

El regidor astillerense apuntó que con la apertura de este paso que, desde hace años se hacía inaccesible por la existencia de un muro de piedra, «ve la luz una vieja reivindicación». De hecho, dijo, «a pesar de ser una pequeña obra va a tener una enorme repercusión para los ciudadanos, ya que va a posibilitar la comunicación de dos viales que soportan un elevado tránsito peatonal ya no sólo de paso a zonas residenciales sino que además conecta con áreas comerciales y con dotaciones deportivas y educativas».

El proyecto, que se incluye dentro de Corporaciones Locales, consistirá en la creación de una acera peatonal, de 2,75 metros, que comunique la calle camino de Orconera con la zona norte de Ría de Solía. También se contempla la instalación de un espacio ajardinado con aparcamientos para vehículos en la calle paseo de Orconera y una barandilla en las zonas de máxima pendiente para garantizar la seguridad, conforme a la Ley de Accesibilidad.