Bolado destituye a Campos y deja contra las cuerdas al equipo de gobierno de Camargo

Imagen del equipo de gobierno de Camargo, recién constituido el pasado año.
Imagen del equipo de gobierno de Camargo, recién constituido el pasado año. / DM
  • En plena investigación sobre el funcionamiento de la Plataforma de Alimentos, La regidora critica la actitud del edil y alega "perdida total y absoluta de confianza" en su gestión

Dos comunicados de prensa en apenas 48 horas. En el primero, el miércoles, el Ayuntamiento de Camargo mostraba al concejal de Servicios Sociales, Marcelo Campos, junto a sus nuevas dependencias en el Parque de Cros (Maliaño). En el segundo, ayer, la alcaldesa, Esther Bolado (PSOE), anunciaba su destitución. Por el camino, el jueves este periódico recogía las declaraciones del edil respecto al despido de su secretaria, Jimena González, al calor de las averiguaciones recabadas en la investigación que el Consistorio realiza por las presuntas irregularidades en la Plataforma de Alimentos, una suspensión de su personal de confianza que para Campos se asemejaba a una «estrategia política». La gota que colmó el vaso de una relación deteriorada en los últimos días y que deja al frente de la Casona a la alianza PRC-PSOE, ahora en minoría para sacar adelante en Pleno los proyectos fundamentales para el municipio, con el Presupuesto de 2017 como el más inminente.

La noticia saltó durante la mañana en los pasillos del Consistorio, cuando aún no estaba redactada la resolución de Alcaldía que ponía negro sobre blanco al adiós del edil como miembro del gabinete camargués. Poco después, con la firma de Bolado en el documento, éste hacía referencia a la necesidad de «efectuar una remodelación del equipo de gobierno con la finalidad de atender al desarrollo más homogéneo de la gestión municipal». Una justificación genérica que tenía varias consecuencias para el político no adscrito, no solo la pérdida de sus diferentes atribuciones como miembro de la Junta de Gobierno Local, sino que también quedaba despojado de las retribuciones correspondientes al régimen de dedicación exclusiva. Bolado asume provisionalmente la cartera.

«Actitud desleal»

El Ayuntamiento amplió sus motivos en la mencionada nota de prensa. Tras precisar que trató de comunicar su decisión en persona al afectado antes de hacerla oficial, «pero el concejal no adscrito ni siquiera ha acudido al Ayuntamiento como le había solicitado», la regidora señaló que se trata de una decisión «meditada y consensuada con el primer teniente de alcalde, Héctor Lavín», que está sustentada «en la pérdida total y absoluta de confianza hacia» su ya exsocio y su gestión.

Bolado se refirió a la negativa de Campos a entregar unos documentos relativos al funcionamiento de la Plataforma de Alimentos solicitados de forma reiterada. «Es absolutamente reprobable el comportamiento que Campos está manteniendo, negándose a cooperar con la investigación que se está llevando a cabo y rechazando colaborar con las peticiones que le hemos trasladado reiteradamente tanto el secretario como yo misma para que entregue esta documentación», detalló.

Pero hay más. La alcaldesa reprobó «la actitud mostrada en las dos últimas semanas por el concejal desde el despido de quien era su secretaria», ya que ha mantenido «un comportamiento impropio de alguien que quiere formar parte del equipo de gobierno y trabajar en favor de los vecinos». En consecuencia, calificó su desempeño de «censurable y desleal», anotó, para agregar que a pesar de quedarse en minoría, en alianza con el PRC tratará de cumplir el programa pactado hasta la próxima cita con las urnas.

Horas antes de que se precipitaran los acontecimientos Izquierda Unida ya había pedido la salida de Campos. No solo por entorpecer las pesquisas, sino también tras haber confirmado un reparto supuestamente irregular en la última distribución de vales sociales, de modo que se habían asignado más tiques que usuarios tiene la Plataforma, según el portavoz de IU, Jorge Crespo.