"La figura de los voluntarios se ha manchado, ha sido penoso"

Antiguos voluntarios de la Plataforma de Alimentos de Camargo critican el escándalo de los últimos meses.
Antiguos voluntarios de la Plataforma de Alimentos de Camargo critican el escándalo de los últimos meses. / Jesús Lastra
  • Antiguos miembros de la Plataforma de Alimentos de Camargo lamentan las irregularidades de los últimos meses, en especial por los propios usuarios

"Ha sido penoso. Se ha manchado una figura como es la de los voluntarios, y lo peor de todo es que lo han pagado los de siempre, los vecinos más desfavorecidos". Así analizan, tras varios meses viendo cómo se empañaba una labor que ellos realizaron durante años, el escándalo de la Plataforma de Alimentos de Camargo las personas que se encargaban de gestionar de forma altruista los repartos, tarea que concluyó al comienzo de esta legislatura cuando "el concejal –Marcelo Campos– nos dijo que él tenía su propia gente".

Marí Carmen Gallo, Javier Martín, Luisa Márquez, Andrés Hernández, Manuel Díaz, Pablo Hoya, Ángeles González, María Vaz, Carmen Rodríguez... Nombres y apellidos que durante largo tiempo se afanaron en ayudar a los vecinos más desfavorecidos del municipio y que ahora, cansados de que incluso se les involucre en los acontecimientos del año pasado, opinan sin tapujos acerca de las deficiencias e irregularidades halladas en el programa social camargués, algunas de las cuales se hallan en los tribunales, con dos de los actuales voluntarios investigados y el que fuera edil de Servicios Sociales destituido a raíz del escándalo.

"Somos apolíticos", introducen para dejar claro de entrada que su malestar radica en la mala imagen que está quedando de la Plataforma Alimentaria. Tras recordar que la mayor parte empezó a colaborar cuando Ángel Duque (PSOE) era alcalde y continuó con Diego Movellán (PP) asumiendo el bastón de mando del Consistorio, comienzan a desgranar las diferencias entre épocas pasadas y la actual. "Nosotros ayudábamos, pero los técnicos de Servicios Sociales eran los que tutelaban el proceso. Nos entregaban las listas con los nombres de usuarios y lo que había que repartir en cada caso. Para recibir los productos, tenían que firmar", recuerdan.

Además, presumen de, a su edad, haberse encargado de duras tareas como la descarga y almacenaje de los productos. "Trabajábamos bastante, pero no nos importaba. Lo hacíamos encantados", explican.

Bonos sociales

También detallan cómo años atrás se asignaban los bonos sociales canjeables en el supermercado por productos de primera necesidad. "Si sobraban vales, se devolvían a los técnicos de Servicios Sociales con las listas de recibís y vecinos que no habían acudido. A nadie se le ocurrió nunca coger un tique para hacer, por ejemplo, una merienda", aseveran casi llevándose las manos a la cabeza, para recalcar que "lo de ahora ha sido penoso".

Sobre un posible retorno a la Plataforma, dicen que "los usuarios nos preguntan por qué no volvemos, pero estamos quemados. No confiaron en nosotros en su momento, y eso duele", zanjan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate