El contenedor rojo de la esperanza

La ropa usada recogida en Cantabria se distribuye a través de la tienda Koopera Store de Santander.
La ropa usada recogida en Cantabria se distribuye a través de la tienda Koopera Store de Santander. / DM .
  • Camargo se sitúa tras 2016 como municipio puntero en la recogida de ropa usada, un proyecto que ayuda a reinsertar a personas vulnerables

Son los contenedores de la esperanza, de la ayuda al prójimo. Mucho más incluso de lo que la mayoría de vecinos se piensa. Un acto solidario y, además, productivo. Camargo se ha convertido en un municipio puntero en toda Cantabria en cuanto a recogida de ropa usada se refiere, ya que el año pasado se obtuvieron 87,22 toneladas, unos números que suponen un incremento del 13,9% respecto a 2015 y de un sorprendente 40,2% en relación a los guarismos de 2014.

Una evolución ya de por sí positiva, pero que adquiere mayor calado si se analiza en profundidad el tratamiento e impacto social que tienen estas prendas. Una forma de trabajar y un destino que ha variado sensiblemente en los últimos años y que ha desterrado el fantasma de las dudas acerca del fin último de la ropa de los demás.

El antes y el después se produjo en marzo de 2012, explica Gloria Ferrer, responsable del Servicio Ecolabora, empresa promovida por Koopera y Cáritas Diocesana. La entidad eclesiástica cerró sus roperos y se ha articulado una nueva fórmula que, además de tratar y reutilizar, siempre que sea posible, el material entregado por la ciudadanía, tiene como objetivo la generación de empleo de personas en situación de vulnerabilidad social a través del cuidado del medio ambiente para contribuir así a su inclusión sociolaboral.

Aquí la importancia de Camargo es capital, pues entregó 87 de las 1.100 toneladas recabadas en 2016, un comportamiento que en este primer trimestre de 2017 va todavía más al alza, ya que se están observando unos incrementos medios en toda la Comunidad del 20%.

Una vecina de Camargo deposita una bolsa con ropa en un contendor.

Una vecina de Camargo deposita una bolsa con ropa en un contendor. / J. Lastra

¿Cómo funciona el proyecto Ecolabora? Según Ferrer, "el proyecto tiene dos vertientes. Por un lado, somos empresa de inserción, esto es, el 50% de la gente que trabaja con nosotros viene derivada de Servicios Sociales al estar en riesgo de exclusión. A la hora de donar ropa, por una parte se ayuda a este colectivo y, por otra, las prendas que pueden aprovecharse vuelven a mostrarse en nuestra tienda, de manera que la gente necesitada viene con unos vales entregados por Cáritas y escoge como cualquier otra persona que venga a comprar. De esta manera, se dignifica la entrega de ropa".

Actualmente Ecolabora tiene 12 empleados, con la tienda al público situada en la calle Cádiz de Santander y una nave en Candina donde se recoge el material. "La ropa obtenida se lleva a una planta de tratamiento en Vizcaya. La que vale, vuelve a Candina, se empercha, higieniza y etiqueta. De ahí, a la tienda. Tenemos muchos más clientes que donaciones, por eso el proyecto es sostenible", matiza la responsable.

En total, hay 190 contenedores diseminados por Cantabria, once de ellos en el Valle de Camargo, al menos uno por cada pueblo del municipio. El modelo surge imitando a su homólogo de Vizcaya, donde se da empleo a 250 personas. En Cantabria, cuatro personas ya han acabado con su programa de reinserción, una hoja de ruta que se prolonga entre uno y tres años en que los beneficiarios se ven acompañados de un educador y un técnico de producción.

La tienda de Koopera Store de Santander distribuye la ropa usada recogida en toda Cantabria.

La tienda de Koopera Store de Santander distribuye la ropa usada recogida en toda Cantabria. / DM

Animar a los vecinos

El concejal de Servicios Públicos Municipales, Ángel Gutiérrez, anima a los vecinos a que traigan la ropa que ya no utilicen. "Que sepan que se recupera. A todos nos gusta tener certeza de que nuestros gestos tienen un fin social muy importante, tal es el caso de Ecolabora".

En su conjunto, según explica el edil, 409 personas han obtenido vales de Cáritas en toda la Comunidad para poder coger prendas de la tienda de Ecolabora. Gutiérrez también destaca el hecho de que, al ser Camargo uno de los territorios que más coopera con esta propuesta, varios vecinos ya se han visto beneficiados por el mencionado programa de inserción sociolaboral. "Nos han dicho que es el municipio donde más ropa se está recogiendo, así que estamos muy contentos con el compromiso de nuestros vecinos. Esto va a llevar a que posiblemente se instale algún contenedor más".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate