"Estamos esperando a que lleguen las inversiones como agua de mayo"

El alcalde de Selaya, Cándido Manuel Cobo, en el centro histórico de la villa pasiega
El alcalde de Selaya, Cándido Manuel Cobo, en el centro histórico de la villa pasiega / ROBERTO RUIZ
  • Cándido Manuel Cobo Alcalde de Selaya (PP)

Es primerizo en el cargo, pero no en política, una pasión a la que le ha dedicado casi veinte años de su vida en uno u otro puesto local. Hace casi dos años que Cándido Manuel Cobo se proclamó alcalde por mayoría de su pueblo y, desde entonces, compatibiliza su ocupación pública con el ejercicio de su profesión civil, la abogacía. Entre sus objetivos se ha impuesto la obligación de luchar para que se les escuche un poco más alto en los despachos de Santander y que su pueblo tenga los servicios culturales y deportivos que merece. El mantenimiento y consolidación del tejido comercial, el impulso a la pequeña y mediana industria del sobao, su plan para el arreglo de los caminos rurales o la apertura del centro de día son parte de la hoja de ruta que tiene para la legislatura.

–¿Cuáles son los asuntos que encontró encima de la mesa cuando le nombraron?

–Hay dos cuestiones que están sobre la mesa y en las que trabajamos. La primera, el impulso económico del municipio en colaboración con la Asociación de Comerciantes y, en segundo lugar, el arreglo de la red de pistas rurales y ganaderas y que necesitan de intervención por su estado de deterioro. En cuanto a lo primero, en Selaya tenemos más de 220 licencias de actividad comercial, lo que nos sitúa en segunda posición, después de Santa María de Cayón, como centro de servicios de toda la comarca pasiega. Además, tenemos la mejor industria del sobao artesano. Por ello, para nosotros es importante incentivar el mantenimiento de esos negocios, apoyarlos y propiciar la apertura de nuevos establecimientos mediante bonificaciones fiscales u otras fórmulas que permitan que se asienten en nuestra zona. Les ayudamos a publicitar y colaboramos en las iniciativas de este colectivo o hemos adoptado medidas como la bajada del IBI.

–¿Y la red de caminos ganaderos?

–Tenemos más de 150 kilómetros de pistas y caminos de uso ganadero, muchos en una situación muy deteriorada. En el presupuesto hemos habilitado una partida de 150.000 euros para seguir arreglando caminos, dentro del Plan de Infraestructuras Agrarias que hemos puesto en marcha, y quizás, si se puede, destinaremos parte del remanente económico de 2016 a seguir arreglando pistas. También hemos solicitado ayuda a la Consejería de Medio Rural.

–Hablando de presupuestos, acaba de salir adelante el de Selaya. ¿Cuáles son sus principales inversiones?

–Tenemos un presupuesto de casi dos millones de euros. Una parte importante, unos 500.000 euros, lo estamos destinando a inversiones reales. De nuevo, nuestro esfuerzo lo centramos en la mejora de infraestructuras viarias, carreteras, caminos y pistas ganaderas para ayudar a este sector tan importante en nuestro municipio. A la par, también destinamos una parte importante del presupuesto a mejorar dotaciones deportivas que están en desuso, y otras infraestructura culturales, como la finalización parcial de la Casona del Patriarca, que será el futuro centro social y cultural del municipio, en donde vamos a invertir 120.000 euros. Además, seguiremos apoyando a todo tipo de asociaciones culturales, deportivas y sociales con un importe superior al de otros ejercicios. Otro de nuestros objetivos es conseguir la futura puesta en marcha de un centro de día, para paliar la situación asistencial que tiene el municipio debido al envejecimiento de la población. Existe un centro ya habilitado que, por causas de quiebra de la empresa que lo construyó, no está en uso y pertenece a los bancos. Aunque no depende del Ayuntamiento, dentro de nuestras posibilidades estamos atentos a cualquier opción para que una empresa se interese por su gestión. Otra de las inversiones pendientes que tenemos, y que afrontaremos el año que viene, es la ampliación del cementerio. Es una necesidad imperiosa porque apenas hay nichos libres. Hemos calculado que el importe rondará los 300.000 euros.

–¿Y en materia deportiva?

–La construcción de un campo de fútbol de hierba artificial es deuda histórica del Ejecutivo con este municipio y con toda la zona. Aquí tenemos numerosas escuelas de fútbol y, para nosotros, sería de vital importancia contar con esta infraestructura. Llevamos dos años esperando que nos reciba el consejero de Educación y Deporte pero, hasta la fecha, no hemos recibido respuesta. La realidad es ésa, y cabe recordar que el campo de fútbol fue el motivo fundamental de ruptura con el PRC por parte del exalcalde. Había un proyecto redactado y presupuestado, dispuesto a ejecutarse, de 1,2 millones de euros y, de la noche a la mañana, misteriosamente desapareció esa inversión. Desconozco qué pasó, pero creo que es una deuda moral que el Ejecutivo tiene con la zona.

–Dice que Deportes no le recibe. ¿Cómo es el trato con el resto de consejerías?

–A excepción de la referida consejería, con el resto no me siento contrariado ni descontento. No obstante, también es verdad que, salvo 50.000 euros que nos aportó Obras Públicas, no hemos recibido más dinero en dos años. Se han presentado proyectos pero, hasta la fecha, no ha llegado nada. No estoy descontento con el trato, pero sí con el resultado porque estamos afrontando las inversiones con recursos propios y no podemos hacernos cargo solos de determinadas obras muy costosas, como la renovación de luminarias, la licencia energética, la reparación de los 150 kilómetros de pistas... Esperamos que este año, ya que dicen que existe más dinero, nos lleguen las inversiones que estamos esperando como agua de mayo.

–Y ¿en qué van a utilizar el remanente del presupuesto que supera el medio millón de euros?

–Si podemos, parte irá para seguir rehabilitando la Casona del Patriarca como centro cultural y, posiblemente, destinaremos parte de ese importe a aquellas carreteras y pistas que no entren dentro del presupuesto. No obstante, el remanente sólo se puede utilizar según la ley para inversiones financieramente sostenibles, así que veremos a ver si se pueden ejecutar. También depende mucho de cómo vayan los ingresos financieros y, si todo va bien, asumiremos esas inversiones con ese dinero. Así todo, hemos dejado 90.000 euros más en el presupuesto para cubrir eventualidades.

– ¿Cómo se plantea este año la fiesta de la Virgen de Valvanuz?

– Es una fiesta muy importante a nivel cultural, religioso y social para nosotros, además de ser la patrona de todos los pasiegos. Ese día, 15 de agosto, es festivo en toda España y tenemos que disputar el protagonismo con otras fiestas locales y colindantes de municipios con mayor presupuesto, con lo que es difícil competir en la programación cultural y lúdica. No obstante, tenemos claro que, en la medida de nuestras posibilidades, tenemos que dar un giro importante a la fiesta y dotarle de una mayor carga cultural y, sobre todo, regresar a las raíces de la verdadera esencia de lo que es la pasieguería en nuestra tierra, destacando las tradiciones locales, religiosas y nuestro folclore. Todo ello, combinando con otras propuestas que hagan un guiño a la juventud.