Denunciados por tener a su perro dentro de un coche en Muriedas durante días

Vehículo del que fue rescatado un perro en Muriedas el pasado sábado.
Vehículo del que fue rescatado un perro en Muriedas el pasado sábado. / J. L.
  • La Policía Local de Camargo llevó el caso el lunes ante el Juzgado de Guardia tras acudir al rescate del animal el sábado pasado

La Policía Local de Camargo presentó el lunes en el Juzgado de Guardia, además de poner el caso en conocimiento de la Fiscalía, diligencias contra una pareja por tener a un perro en el interior de un vehículo durante días en Muriedas.

Los agentes municipales tuvieron un primer aviso el pasado jueves de que un perro negro de gran tamaño se encontraba en un coche en la Avenida Bilbao. El sábado volvieron a recibir la alerta y, dado que no era la primera advertencia vecinal al respecto, se personaron en el lugar de los hechos, donde vieron al ejemplar con el hocico pegado a la ventanilla, que se encontraba abierta un dedo.

Tras intentar localizar al propietario del automóvil, un Rover de color granate, la imposibilidad de dar con el dueño del turismo obligó a los policías a pedir permiso al juez de Guardia para proceder a liberar al animal causando los menores desperfectos posibles. No obstante, no fue necesario que los efectivos de Policía Local actuaran, pues cuando ya se disponían a abrir la puerta el dueño del coche apareció en la Avenida Bilbao. Según ha podido saber este periódico, sobre el varón, vecino de Santander, pesaba una orden judicial de averiguación de domicilio, pues ya se encontraba inmerso en otro litigio en los tribunales.

El hombre explicó que el perro era de su novia y que lo mantenía en el vehículo porque en el domicilio de su pareja destrozaba todos los muebles. En el momento de la actuación el animal tenía vacío un bebedero y un cuenco para comida, además de estar llorando constantemente.

Ante esta situación, la Policía igualmente procedió a llamar a la mujer, verdadera dueña del animal como quedó acreditado tras la lectura del chip identificativo. Según fuentes municipales, la dueña aportó la documentación del ejemplar tras presentarse en el lugar de los hechos. Según fuentes conocedoras del caso, la mujer se echó a llorar, lo cual no ha sido óbice para que las diligencias policiales también vayan contra ella.

El can, en la perrera

El perro fue recogido el sábado por el Centro Canino de Parayas (Cecapa) y no fue devuelto de forma inmediata a los propietarios. De hecho, el juez de guardia dio orden de que se adoptasen las medidas necesarias para el bienestar del can y que permaneciera en el Cecapa hasta que decidiera qué actuaciones llevar a cabo contra los denunciados.

La pareja puede enfrentarse a un delito leve de maltrato animal, mientras que este tipo de comportamiento también está castigado en la ordenanza municipal que regula la propiedad de los animales. En este caso, los hechos están tipificados como una infracción grave, que puede acarrear una sanción económica de hasta 1.000 euros. El coche permanecía ayer en el mismo sitio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate