Descubren un bosque de tejos en los montes de Lanchares y Servillas

  • El Ayuntamiento ha procedido a la mejora de la zona, que cuenta con un centenar de ejemplares arbóreos

El Ayuntamiento de Campoo de Yuso ha localizado un bosque de tejos en los montes de Lanchares y Servillas, compuesto por un centenar de ejemplares, y está procediendo a la mejora del mismo, dada la escasez de estos bosques en el país.

Se trata de la Tejeda de La Mata, en el monte de las aldeas campurrianas de Servillas y Lanchares, que se suma a la Tejeda del Sueve en Asturias, Tosande en Palencia, Tejedelo de Requejo en Zamora y la Braña de los Tejos en Cantabria, bosques todos ellos que agrupan ejemplares de estos escasos y raros árboles.

Según indica el Ayuntamiento en nota de prensa, se sabía de la existencia de algunos tejos en estos montes campurrianos, pero ha sido la "prospección minuciosa y búsqueda sistemática" de los empleados municipales la que ha permitido localizar en este rodal boscoso un centenar de tejos de todas las edades, mezclados entre hayas, robles y abundante sotobosque de espinos, acebos y avellanos.

El monte, frondoso y tupido, impedía hacerse una idea de la importancia de la tejeda de Campoo de Yuso. Gracias a los trabajos del proyecto 'Manejo Avanzado del Monte: Por la gestión inteligente para un bosque rentable' se están localizando, inventariando y estudiando todos los tejos silvestres del municipio.

En el marco de estas labores se ha localizado un solo tejo viejo en el monte de La Población de Yuso, media docena en el Monte de Lanchares, uno solo aislado en el monte de Bustamante y una docena de ellos en el monte de Orzales, dando vistas a la cuenca del norte. También se están estudiando varios grupos de tejos en los montes de Monegro y La Costana/Villasuso.

El Ayuntamiento indica que vecinos, ganaderos y presidentes de Juntas Vecinales están indicando el lugar de los montes donde se localizan estos vestigios, restos de bosques de tiempos pasados.

"En montes tan dañados como los actuales, muchos pequeños tejos son recomidos por la fauna silvestre y reses domésticas hasta matarlos o no logran prosperar por la densificación y exceso de sombra de los hayedos", señala el Consistorio, que ha protegido los pequeños tejos de Lanchares y Servillas con cercados que les permitirán crecer. También se han abierto claros en el bosque para mejorar su desarrollo y evitar la sombra excesiva que termina matándolos.