Columbia plantea otro ERE con 13 despidos en Cantabria

Sede del Grupo Columbia situado en el polígono de La Vega, en Reinosa.
Sede del Grupo Columbia situado en el polígono de La Vega, en Reinosa. / Blanca Carbonell
  • El comité de empresa de la fábrica de Reinosa, que es un centro especial de empleo subvencionado, considera "inaceptable" la reducción de plantilla

El comité de empresa de Columbia Cintas de Impresión, centro especial de empleo subvencionado por contratar a personas con minusvalía que cuenta con una fábrica en Reinosa y una tienda en Torrelavega, ha rechazado este miércoles el nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la dirección para despedir a 18 empleados, 13 de ellos en Cantabria.

Así lo ha anunciado en un comunicado el comité de empresa de la planta productiva de Reinosa (formado por tres delegados de UGT, uno de CC OO y otro de CSIF), que considera "inaceptable" la reducción de plantilla propuesta por la empresa, que implicaría el despido de 12 trabajadores de la fábrica, uno de la tienda de Torrelavega, otros cuatro de dos establecimientos en Asturias y otro de la central de Madrid.

Los sindicatos han explicado que este ERE supondría un nuevo recorte de plantilla que se sumaría a los ya acometidos desde 2014, cuando la empresa tenía cerca de un centenar de trabajadores que se ha ido reduciendo a los 62 actuales (sin contar los despidos que ahora se plantean), y cuando aún la empresa no ha cumplido con la sentencia judicial firme que anuló la última regulación de empleo impuesta sin acuerdo con las organizaciones sindicales del 31 de agosto de 2015 al 31 de julio de 2016.

El comité de Columbia Cintas de Impresión ha aclarado al respecto que el Juzgado de lo Social en primera instancia y posteriormente el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria han dictado sentencia firme (no fue recurrida por la empresa) que anulaba este último ERE, que estipulaba rebajas salariales de un 17% y la aplicación de un nuevo convenio colectivo, el de Centros Especiales de Empleo, "visiblemente peor" al de Químicas que regulaba a los trabajadores hasta entonces.

"La respuesta de la empresa no sólo es incumplir esta sentencia judicial, que la obligaba a revertir la situación de los trabajadores hasta antes de este último ERE, sino que ahora propone cerrar todas sus tiendas y despedir al 20% de la plantilla, lo cual no deja de ser intolerable en un centro especial de empleo subvencionado", han denunciado los sindicatos.

Al respecto han asegurado que no admitirán la reducción de empleo planteada en la negociación con la empresa y que "si prospera por mera imposición de la empresa", se propondrá a los trabajadores un calendario de huelgas y movilizaciones.