La fusión de Reinosa y Enmedio crearía un municipio con más de 13.000 habitantes

gráfico

/ Gráfico: David Vázquez Mata

  • La ley establece la voluntariedad del acuerdo y que deberá contar con la aprobación por mayoría simple de cada uno de los plenos

Es una realidad plausible y voluntaria, sin plazos concretos, que se encuentra avalada por la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (27 de diciembre de 2013) y refrendada en este punto por el Tribunal Constitucional. La fusión de los municipios de Reinosa y Campoo de Enmedio, la primera que se produciría en Cantabria con la nueva normativa y un caso casi único en el conjunto del país, ofrecería una nueva radiografía de la región y de la comarca, forjando un municipio cambiante en cuanto a sus características.

El municipio resultante pasaría a tener 13.385 habitantes tras sumar los 9.605 que ahora tiene censados la capital campurriana con los 3.780 de Campoo de Enmedio, y sería el séptimo más poblado de Cantabria, situándose por encima de la barrera de los 10.000 habitantes, equiparándose a los datos de los años ochenta, cuando la población de Reinosa superaba los 13.000 vecinos.

Pero los cambios no solo afectarán a la población, también a la organización del territorio que dejaría de ser exclusivamente urbano para tener un creciente peso rural. A la extensión del municipio de Reinosa –4,12 kilómetros cuadrados (km2)–, uno de los más pequeños de Cantabria, se sumarían los 91,05 km2 de Campoo de Enmedio y sus 16 núcleos de población. Matamorosa, Nestares, Requejo y Bolmir son los que presentan mayor número de vecinos, mientras que Fombellida, Aldueso y Morancas se sitúan a la cola. La densidad de población ofrece unas pautas esclarecedoras de la configuración del territorio. Así, mientras Reinosa cuenta con casi 2.380 habitantes por km2, en el caso de Campoo de Enmedio este ratio cae brutalmente hasta los 42 habitantes por km2.

Situación política

Esta situación demográfica también tiene su peso en la organización política. Debido a la pérdida de población (bajó de los 10.000 habitantes), Reinosa designó en las últimas elecciones municipales, las celebradas en mayo de 2015, a 13 concejales frente a los 17 que venía eligiendo. La aplicación de la ley también influyó en el límite del montante que a partir de ese momento perciben los miembros de la corporación por todos los conceptos retributivos y asistencias. Así, el emolumento ha pasado de 50.000 a 45.000 euros. Del mismo modo se ha visto afectado el personal de confianza que se puede contratar, reduciéndose de los dos que disponía antes de que se hiciera efectivo el descenso poblacional a sólo uno, un puesto que actualmente recae en la responsable de prensa.

Respecto a la composición de las corporaciones, el Ayuntamiento de Reinosa está gobernado por el PRC en minoría, con seis concejales, por los cuatro del PP, dos del PSOE y uno de Reinosa en Común (REC). El alcalde es el regionalista José Miguel Barrio. En Campoo de Enmedio gobierna el PP con mayoría absoluta, al concentrar ocho concejales, y se encuentran en la oposición el PRC (dos concejales) y el PSOE (uno). El popular Pedro Martínez rige el municipio. La composición de ayuntamiento resultante de una hipotética fusión de ambos municipios estaría, por tanto, muy en el aire.

Con la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local en la mano y en el caso de producirse la fusión municipal «el órgano del gobierno del nuevo municipio resultante estará constituido transitoriamente por la suma de los concejales de los municipios fusionados en los términos previstos en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General».

Industria y servicios

Pero los aspectos a tener en cuenta son múltiples y más complejos. Reinosa es la capital de la comarca y el motor de la industria y los servicios. En terrenos de este municipio se asientan las grandes empresas que tiran de Campoo (Sidenor, Gamesa, Cuétara, Forjas Cantabria), así como el polígono industrial, que no ha logrado despegar en buena parte debido al precio del suelo y a la falta de políticas concretas de impulso al asentamiento empresarial. Campoo de Enmedio también cuenta con suelo industrial, incluso con un centro de empresas en el antiguo ayuntamiento y goza de servicios básicos en cuanto a consultorio médico, cementerio municipal, tanatorio, colegio, instalaciones deportivas y más recientemente transporte municipal, pero necesita de Reinosa en cuanto a los servicios más avanzados, ya sea el ambulatorio, el Hospital Tres Mares, los institutos (uno es concertado), el juzgado, Correos, Delegación de Hacienda, las estaciones de Adif y autobús, oficina del Emcan, las piscinas cubiertas y descubiertas y los servicios de seguridad ciudadana y de emergencias como la Guardia Civil o los bomberos, además de Policía Local y Protección Civil.

Una historia compartida

La de estos municipios es una simbiosis marcada por su propia historia, pues la capital campurriana está enclavada en el corazón de Enmedio y rodeada por su territorio. Reinosa fomenta y se enorgullece de una cultura, un folclore y unas tradiciones que hunden sus raíces en las tierras que la rodean, las mismas que ofrecen atractivos como la ruinas romanas de Julióbriga, la colegiata románica de Cervatos, las iglesias de Bolmir y Retortillo y la grandeza del pantano del Ebro, así como del río que le da nombre y que al igual que el Híjar atraviesa y hermana ambos municipios. En Reinosa destaca la Parroquia San Sebastián, La Casona, el Teatro Principal y numerosos ejemplos de arquitectura solariega.

Todo este compendio de situaciones, puntos fuertes, debilidades y servicios está llamado a la fusión. Por lo menos así se lo ha planteado la corporación municipal de Campoo de Enmedio a Reinosa y a tal fin se han constituido dos comisiones especiales informativas, una por cada municipio. Con todo, la Ley es clara e insiste en que la fusión será siempre voluntaria y el convenio deberá ser aprobado por mayoría simple de cada uno de los plenos de los municipios fusionados.

La misma normativa establece que el Pleno de cada corporación aprobará las medidas de redimensionamiento para la adecuación de las estructuras organizativas, inmobiliarias, de personal y de recursos resultantes de su nueva situación. «De la ejecución de las citadas medidas –especifica el texto– no podrá derivarse incremento alguno de la masa salarial en los municipios afectados». Del mismo modo se aclara que «el municipio resultante aprobará un nuevo presupuesto para el ejercicio siguiente a la adopción del convenio de fusión».