Ángel Cobo, en la ventana de su despacho.
Ángel Cobo, en la ventana de su despacho. / DANI PEDRIZA

"Ahora más estudiantes denuncian a otros que copian"

  • "Es preciso revisar el actual reglamento de exámenes", constata después de tres años en el cargo

Como profesor universitario, Ángel Cobo fluye por las ramas del conocimiento con la misma naturalidad con que lo hace su especialidad, la matemática aplicada. Por eso imparte clases en Industriales, Económicas, Caminos o Ciencias. Esa polisemia docente estuvo detrás de que el Claustro lo nombrara hace tres años Defensor Universitario.

Que no es lo mismo que defensor del estudiante...

La gente muchas veces lo confunde. Yo me ocupo de canalizar las inquietudes de toda la comunidad universitaria: alumnos, profesores y personal de administración y servicios. Son más de 13.000 personas.

¿Quién lo visita más, los profesores o los alumnos?

En términos absolutos, con lógica, los estudiantes, porque son el colectivo más numeroso. En términos relativos, o sea, porcentuales, vienen más profesores que estudiantes.

¿Y qué hay de sus demandas?

En estos tres años he dibujado unos gráficos de consultas donde se puede ver que hay tres picos claros: febrero, junio y septiembre.

La evaluación...

Claro, los procesos de exámenes y corrección de las pruebas.

El problema para resolver estos conflictos es que unos reglamentos no son muy claros y otros están obsoletos.

El reglamento de exámenes tiene lagunas. Hemos solicitado varias veces subsanar a escala nacional estos vacíos. Es un texto que hay que revisar. Luego, por ejemplo, el Reglamento de Disciplina Académica es un decreto que data 1954.

Contemplará castigos ejemplares para quienes copian en los exámenes...

La trampa en los exámenes es más ofensiva para los compañeros que enfrentan las evaluaciones con su esfuerzo que para los profesores engañados. Por eso ahora muchas denuncias son precisamente de otros estudiantes. Tiene mucha lógica, porque vivimos en un mundo muy competitivo y no tiene sentido consentir esto.