Paradores: 90 años a la vera de la cocina local

Piezas históricas de los restaurantes de la red de Paradores. :: dm/
Piezas históricas de los restaurantes de la red de Paradores. :: dm

La cadena pública celebra su aniversario con una exposición en Madrid en la que la gastronomía es uno de los pilares del discurso

J. L. P.

La cadena pública de hostelería Paradores está de aniversario, y para celebrarlo ha abierto una exposición que recorre la característica repostería, arquitectura y manifestación artística de sus «90 años muy singulares» que acoge la Fundación Mapfre.

La responsable de Patrimonio Artístico de Paradores, María Gimeno, explicó el pasado lunes en la presentación que tratan de transmitir la «fascinante trayectoria» que ha vivido la cadena durante tantos años y que marca la esencia de un proyecto basado en «calidad, amabilidad y leyenda».

La muestra, abierta hasta el 24 de junio, abarca seis bloques temáticos que divide el contenido en historia, arquitectura, promoción turística, hostelería-gastronomía, arte y paisajes.

Paradores ha buscado mantener y promocionar la gastronomía típica de cada región española

La historia de Paradores comenzó en 1910, cuando el gobierno de España, presidido por José Canalejas, decidió crear la primera estructura hostelera de nuestro país que fomentara la imagen internacional de España. Desde entonces, con 130 paradores y 90 años de historia, se ha adaptado a los innumerables cambios que ha sufrido la sociedad, como la Guerra Civil y la modernización, siendo siempre refugio de miles de españoles y extranjeros que buscaban un confort basado en la «marca España».

Casi la mitad de los Paradores de Turismo están ubicados en edificios de valor histórico-artístico. La rehabilitación de muchos de ellos, llevada a cabo por Paradores, los ha salvado de la ruina dándoles un nuevo uso que se ha intentado hacer compatible, en la medida de lo posible, con el respeto a su arquitectura y espacios originales. Es el grupo más prestigioso de la Red, con fama nacional e internacional.

Restauración

Paradores pone en marcha una gestión hotelera basada en su misión, visión y valores, en los que se ha mantenido firme y, gracias a ello, ha conseguido renovarse y actualizarse en cada época manteniendo su esencia.

Las treinta plazas con las que comenzó Paradores de Turismo al inaugurarse el primer establecimiento de la Red en la Sierra de Gredos, en 1928, se han convertido en más de 10.000 y los establecimientos suman un total de 97.

En la actualidad en Paradores trabajan más de cuatro mil profesionales. Los establecimientos tienen una media de 65 habitaciones, unas dimensiones que permiten un trato más personalizado y una mayor calidad en las prestaciones a los clientes.

Con establecimientos en todas las comunidades autónomas (a excepción de Baleares), Paradores de Turismo es la cadena hotelera líder en turismo cultural y de naturaleza. De este modo, además de contar con establecimientos en nueve ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad, más de la mitad de los paradores de la Red se encuentran ubicados en entornos monumentales, y otros muchos permiten alojarse en los parques nacionales y en las áreas naturales más interesantes de España.

Y junto a la hotelería, el otro gran pilar de Paradores: la gastronomía. La Restauración está totalmente integrada en el ADN de Paradores. Desde el primer momento de su fundación, Paradores ha buscado mantener y promocionar la gastronomía típica de cada región española.

Alta cocina de los productos clásicos. Desde los desayunos de Paradores, conocidos y reconocidos por todo el mundo, hasta los postres más clásicos y típicos de toda la geografía española.

En la actualidad, y desde el año 2015, el dos estrellas Michelin Mario Sandoval colabora con Paradores. Menús de temporadas, platos típicos con un diseño actual, la modernidad culinaria aplicada a los productos más clásicos.

Para hacerse una idea de lo importante que es la gastronomía en Paradores, baste decir que el 48,5% de los ingresos de la Red es a través de la restauración.

En la exposición se muestran más de 100 piezas entre vajillas, cristalerías, cuberterías, calderos de cobres, carros para servir, uniformes de personal. La vajilla que se realizó con motivo de la inauguración del Parador de Úbeda en 1930, cartas de restaurante de los años 60, algunos de los uniformes regionales más singulares, la primera aspiradora que se utilizó en Paradores, o piezas tan curiosas como una prensa para elaborar caldos de carne... son algunas de las piezas que se pueden encontrar en la muestra.

En Cantabria la red de Paradores tiene en la actualidad cuatro establecimientos: Gil Blas y Santillana del Mar en la villa medieval, Fuente De en Liébana y Limpias en la comarca del Asón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos