Aromatizar el gin-tonic

Selección de botánicos para el gin-tonic. / DM
Cantabria en la Mesa

Las ginebras más afrutadas no necesitan potenciar su sabor a diferencia de las más secas

ALICIA DEL CASTILLOSantander

España es uno de los principales países consumidores de ginebra a nivel mundial y lidera también el ranking de las mejores marcas del mercado gracias, principalmente, a la fiebre del gin-tonic que gracias al gran auge de la gastronomía, sigue imparable. Pero la costumbre de mezclar bebidas para agradar al paladar no es una moda reciente.

Dicen que los romanos cuando consumían bebidas elaboradas con vino, las especiaban y aromatizaban con diferentes esencias; y los nobles de la Edad Media acostumbraban a mezclar licores y aguardientes con frutas. Sea cual sea el momento en el que comenzaron a gestarse estos cocktails, hasta mediados del siglo XIX no se tuvo conocimiento de los primeros combinados que poco tienen que ver con los que hoy degustamos en grandes copas de balón y con un gran surtido de aderezos que potencian e intensifican su sabor.

Atrás quedaron las rodajas de limón o pepino para dar paso a las cortezas de cítricos más exóticos como mano de buda, yuzu, kumquat o naranjo chino, y a los nuevos elementos aromatizantes que seducen el paladar con pétalos de rosa, flor de azahar, enebro, canela de Ceilán, pimienta rosa, pimienta de Jamaica, vainilla, anís, regaliz... y hacen mucho más atractiva la copa.

Pero, ¿cuántos botánicos se deben poner en una copa? Los expertos en coctelería, más conocidos como bartenders, recomiendan no más de dos elementos por copa. Menos es más, aunque realmente depende del tipo de ginebra. Si es muy afrutada no le hará falta mucho aromatizante pero' si es más seca habrá que resaltar su sabor. Para no equivocarse la fórmula perfecta es escoger uno de los botánicos que lleva la propia ginebra, después una baya de enebro, ya que marida con todas las ginebras, y por último el cítrico.

Fotos

Vídeos