El cabeza de familia

El cabeza de familia
Cantabria en la Mesa

Como base de la dieta mediterránea no solo aporta hidratos de carbono, también vitaminas del grupo B, minerales y fibra

MARTA GUTIÉRREZSantander

Es uno más de la familia. No se concibe la vida sin él. Está presente en nuestras casas, en nuestros menús y por tanto en nuestras vidas. Fusiona tradición con costumbres con un olor y sabor característico. Por su valor nutricional, desde siempre, ha sido uno más en la mesa. No hay comida que no empiece con él, o incluso termine. Así es nuestro amigo el pan.

Más de 9 de cada 10 españoles comen pan. Así se desprende de la estadística sobre 'Hábitos y consumo de pan en España', elaborada por Simple Lógica para Pan Cada Día, que se ha realizado a más de 2.000 encuestados. Los datos reflejan que el 92,6% de la población consume con frecuencia pan. La principal razón tiene un argumento de peso: porque les gusta. No hay nada más que decir al respecto. El pan gusta, y mucho, a la gente. El blanco es el preferido por el 75,1% de los consumidores, por delante del integral que es consumido por un 28,2%.

La barra es el formato preferido en todas las comidas, seguido por la baguette, la chapata y el pan de molde. La elección también depende de la ocasión y la hora del día. No es lo mismo tomar una rebanada de pan o unas tostadas en el desayuno, que acompañar el menú del almuerzo, protagonizar la merienda o estar presente en la cena.

No obstante existe una gran variedad de tipos de pan. Su denominación, así como sus ingredientes y hasta el horneado, depende también del país y la cultura. Tiene muchos nombres pero es el mismo alimento, cumple la misma función alimenticia y tiene los mismos seguidores.

Producto básico

El pan es un alimento básico en cualquier dieta equilibrada. Tiene un precio asequible -aunque haya experimentado un crecimiento ascendente- y es fácil de encontrar y de comprar. Estos dos factores son clave a la hora de convertirlo en un producto que nunca falta en la lista de la compra.

Su elaboración se realiza mediante el horneado de una masa que se hace, principalmente, con harina de cereales, sal y agua. En este aspecto el cereal más utilizado es la harina de trigo aunque también se utiliza el centeno, la cebada, el maíz y el arroz.

A la mezcla se le añade levadura para que fermente la masa y sea más esponjosa y tierna. El pan da mucho juego. Hay muchos tipos. Todo depende de los ingredientes extras que se le añadan: pipas, pasas, nuecespepitas de calabaza, ajo, ...

Ir a la panadería se ha convertido en un pequeño, y a la vez gran, placer. La amplia carta de productos complican la elección, pero atinan en el acierto seguro de todas las personas.

Valor nutricional y mitos

Este alimento contiene entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100 gramos. Por tanto, el valor nutricional que aporta en cuanto a hidratos de carbono y proteínas hace que sea uno de los acompañantes imprescindibles en cualquier dieta.

Según la citada encuesta, los españoles llegan a eliminar el pan de su dieta debido a lo que piensan sobre los hidratos de carbono. El 29,2% de las personas explica que realiza una dieta sin pan, el 24% no considera que sea necesario tomarlo para llevar una dieta equilibrada y el 9,4% de los encuestados señala que el motivo de no tomarlo es que engorda.

Hay estudios que ponen de manifiesto que la obesidad y la grasa abdominal no guardan ninguna relación con la ingesta de pan. La recomendación de que se evite el pan en la dieta para luchar contra la obesidad no tiene una base científica, realmente. Es más apartar los hidratos de carbono hace que se pierda parte de la esencia de la dieta mediterránea.

Fotos

Vídeos