cantabria arrasa

Lo de Cantabria está de moda. Arrasa por doquier. Las anchoas que tanto publicita nuestro presidente Revilla, los sobaos de un desayuno cada vez más popular, el bonito y los bocartes de los puertos de Santoña, Laredo, San Vicente, Colindres... Y el orujo y los vinos de la Costa y de Liébana.

Pero, sobre todo, si hay algo cada día más en boga en todo el país, son nuestras ricas rabas del aperitivo. Vayan dos ejemplos: Palencia, día 2 de septiembre, en plenas fiestas del patrón de la localidad, San Antolín. Ese día hay, entre otras actividades, teatro, desfile de peñas, una corrida de toros, fuegos artificiales y el concierto en el Parque del Salón del grupo Sweet California.

Las calles están llenas de gente y todas llevan directamente a la Plaza Mayor. Allí, en un establecimiento con el mismo nombre, hay triple fila para pedir unas cañas y algo de picar. Y en la terraza, sentarse, imposible. Justo en el centro del bar hay colocado un cartel en el que se lee: «Hay rabas al estilo del restaurante La Radio, de Santander». Uno que llega a la capital castellana desde el terruño y se encuentra con tal información, no puede más que flipar.

Las rabas que desde hace muchos años hace Mariano Mora en su taberna de la calle General Dávila han pasado El Escudo y se sirven en La Meseta. Ni que decir tiene que cosas como esta le hacen ilusión a cualquiera, sobre todo si ese tipo de rabas es el que un servidor disfruta varias veces al año.

Pero hete aquí que días más tarde, por el grupo de whatsApp de la Peña Bocarte, a la cual tengo el honor de pertenecer, mi amigo Chanín manda una foto de un cartel de un bar en Lugo, de nombre Vermutea, en el que se ofrece un vermut preparado al que se puede acompañar de «rabas al estilo de Santander, anchoas de Santoña, mejillones en salsa picante y gran variedad de conservas».

A qué mola encontrarse estas ofertas cuando uno está de viaje fuera de la tierruca.

Fotos

Vídeos