«Con 500 colmenas, una familia puede vivir holgadamente e ir de vacaciones»

Rubén Varona, en su stand, en la recién celebrada Feria del Producto de Cantabria. /Javier Cotera
Rubén Varona, en su stand, en la recién celebrada Feria del Producto de Cantabria. / Javier Cotera

Rubén Varona, propietario de Colmenares de Vendejo, asegura que en Liébana hay mucho espacio libre para instalar un negocio de este tipo

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

Rubén Varona se hizo cargo en 2003 de un negocio familiar, «casi clandestino», como era la producción de miel en Liébana. Hoy lanza al mercado, cada año, 5.000 kilos de este producto con Denominación de Origen Protegida (DOP) que, además de para la alimentación, tiene numerosas aplicaciones, entre ellas, la de ser el sustituto del denostado azúcar. La apicultura, dice Varona, es un negocio del que pueden vivir cómodamente varias familias en Liébana. En la comarca, puntualiza, hay mucho espacio para poner colmenas. Con unas 500, asegura, «no se queda uno tirado y se puede ir de vacaciones en invierno». Alerta también el apicultor de la proliferación de mieles procedentes de otros países que se hacen pasar por españolas o de la misma Liébana.

-Colmenares de Vendejo tiene 40 años de vida, ¿recuerda cómo fueron los comienzos?

-Bueno, en principio fue una empresa familiar que hacía miel casi clandestinamente. Desde 2003 la hacemos en plan profesional, con nuestra propia marca. En casa siempre tuvimos colmenas y llegó el momento de dar el paso y profesionalizarnos. Por lo demás, los comienzos fueron como todos.

-Liébana es una comarca con muchos productos importantes: orujo, vino, quesos, garbanzos, embutidos, miel... ¿Qué diferencia a esta tierra de otras?

-En nuestro caso, en el de la miel, la diferencia está en el microclima que tenemos. La floración especial, los bosques... Existen unas buenas condiciones meteorológicas para que vivan las abejas.

-La miel de Liébana tiene su propia Denominación de Origen Protegida ¿Cuántos productores son?

-Pocos. Somos tres, pero con la esperanza de crecer. Esta es una zona pequeña, pero esperamos incorporar a tres productores que están a punto de entrar.

-¿Cómo es el día a día de un apicultor?

-Ajetreado. La gente se cree que las abejas hacen la miel, y que se recoge y ya está. En primavera y verano hay que trabajar todos los días, el invierno es más llevadero. Cada quince o veinte días te cambia el trabajo en las colmenas, por lo que nunca es una tarea rutinaria. Esto es una ganadería y como todas hay que atenderla.

-¿Existe cantera. Los jóvenes se interesan por este oficio?

-Hay cantera y sobre todo mucho mercado. Liébana reúne las condiciones para que varias familias vivan de esto. Es complicado y se va poco a poco, para algunos la apicultura no deja de ser una segunda o tercera actividad.

-¿Conocen los hosteleros cántabros la miel de Liébana?

-Creo que sí, lo supongo al menos. Quiero pensar en ello. Pero para la cuajada, por poner un ejemplo, siguen utilizando la miel industrial, la pasteurizada.

-Y las ayudas ¿Existen y son puntuales?

-Sí, como las que pueda tener cualquier ganadero. Las hay para la instalación, para las industrias agrarias, planes de comercialización y ayudas a la polinización, entre otras. La Mitad son europeas y el resto de Cantabria.

-Es habitual verle a usted y su empresa en ferias y mercados ¿Qué opinión tiene de ellos?

-Me gustan mucho las ferias, porque me gusta tratar al cliente de tú a tú y explicarle las cosas. Darle a probar el producto ya que cuando descubren una miel de verdad siempre dicen eso de que no se parece a la que tienen en casa. Esto es muy gratificante para ellos y para nosotros. Y, comercialmente, se hacen clientes fieles.

-Colmenares de Vendejo es ya una firma consolidada ¿Le falta algún paso por dar?

-Tenemos un proyecto de apiturismo en marcha, un plan de visitas guiadas y algo más. Estará en año y medio o dos años. Además tenemos que crecer en el número de colmenas.

-¿Qué producción anual de miel tiene su empresa?

-Es pequeña, 5.000 kilos. Tenemos una sola cosecha al año, no podemos producir más, no da para más el campo. En Andalucía, sin embargo, hay tres o cuatro cosechas al año.

-¿Qué utilidades tiene la miel?

-Es un alimento, un medicamento..., en Francia se utiliza para tratar heridas abiertas y alergias. Sirve para masajes, como hidratante... Hay cervezas de miel.

-Dicen que con limón y zanahoria sirve para combatir los resfriados.

-Es antibacteriana y con todo lo que se combine va bien.

-Y usted, ¿cómo la consume?

-Para comer, sobre todo. Para consumo propio. No hacemos experimentos.

-¿Tiene futuro la apicultura?

-En la comarca de Liébana, sí. Hay muchos espacios vacíos para poner colmenas. Lo que existe es mucho desconocimiento. En junio la Consejería va a hacer un curso de formación.

Ver más

-¿Y cómo es el momento actual de esta actividad?

-Tiene sus más y sus menos. Aquí tenemos el problema de la avispa y el del cambio climático, algo que la apicultura siente mucho. Ha habido comarcas en España donde este año no se recogido ni una cosecha. En Liébana no sabemos cómo vamos a echar a las avispas, y luego están las enfermedades. Hay que tratar bien al bicho y estar muy pendientes de él.

-¿Europa es un buen mercado para la miel española?

-El consumo de miel española en Europa es tremendo, lo que pasa es que hay que producir mucha cantidad. Aún así se exporta, aunque nosotros no. Conozco bien el asunto y habría que llenar camiones de 20 toneladas. Habiendo aquí mercado, además, no hay necesidad.

¿Cuánta gente trabaja en Colmenares de Vendejo?

-Somos dos personas.

-¿Y cuántas abejas se necesitan para poder fabricar el producto?

-En Cantabria, para ser rentable, para que una familia viva holgadamente y se pueda ir de vacaciones en invierno, hacen falta 500 colmenas.

-Ustedes tienen miel de brezo y mielada ¿Qué diferencias existen entre una y otra?

-La mielada es la miel de bosque de siempre, de roble y encina. Esta última, cuando hace calor, segrega a través de sus hojas azúcares que recogen las abejas. Esta miel es más suave y líquida, y gusta mucho. La de brezo, con un tanto por ciento muy alto de esta planta, se valora más en el mercado.

-¿Existe fraude de algún tipo con la miel?

-Sí, tenemos el problema de la venta de miel de Liébana que es de otro lugar. Miel de Sudamérica que se vende en España, y de China de importa mucha. Si se hace un análisis se puede averiguar el país de procedencia y hasta la comarca, por eso de estos países llega aquí sin polen, para que no se pueda identificar. No son mieles de garantía.

-Hay orujo con miel, cordero a la miel, berenjenas con miel cuajadas, quesos, turrones... Hasta 1.600 recetas ¿Parece que este producto tiene una gran presencia?

-Cada vez más. Se trata de un alimento sano y hay que tener en cuenta que el azúcar cada vez se usa menos y que se le sustituye por la miel. Pero es mucha la gente que se pasa a la miel industrial sin reparar que es mejor la de al lado de casa.

-Para acabar, dicen que la miel se utilizaba en la antigüedad para transportar cadáveres y que no se descompusieran.

-Probablemente, es un gran conservante, como la sal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos