comida sin fronteras

Cada país tiene su propia cultura gastronómica que todo el viajero debe conocer y saborear

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

‘Allá donde fueres haz lo que vieres’. Y allí donde vayas disfruta de la comida del lugar. De la gastronomía local, de lo que se llevan a la boca los hombres y mujeres que puedas tener a tu lado.

España es rica en paisaje, paisanaje y productos naturales: carnes, pescados, verduras, legumbres, frutas, aceite, vino, quesos... La despensa del país es extensa, como lo es su gastronomía. Influenciada en algunas regiones por la antigua presencia de romanos, árabes o fenicios, y en otras por su proximidad a países limítrofes, la comida en nuestro país es una auténtica delicia.

El recorrido gastronómico por España podría comenzar en Madrid. En la capital del país confluyen las cocinas de todo el mundo y parte de los mejores restaurantes del mundo. Sin embargo, su cocina tradicional recuerda a las viejas tabernas y tascas que rodeaban a la corte. Allí se cocinaban platos de influencia castellana. En Madrid son dos los platos más significativos que le dan fama y que son demandados por las gentes que visitan el Foro. El cocido madrileño y los callos.

La cocina catalana es más sofisticada, gracias a su proximidad a Francia. Así que uno de sus platos más emblemáticos son los escargots. Los caracoles que se suelen preparar a la plancha con aceite y sal gorda. Destacan también en Cataluña los calçots con salsa romesco, las cocas, los buñuelos de bacalao, el fricando, el suquet de peix o la escalivada. En embutidos son muy conocidos los espetec, el fuet y las butifarras. Para acompañar, los cavas catalanes son ideales.

La cocina andaluza es rica y con una clara influencia árabe y romana. Allí, por las condiciones climáticas, se requiere una gastronomía especial en la que además de la alimentación se persigue el combate contra el calor. Gazpachos, salmorejos, ajo blancos... Son notables los jamones ibéricos que se producen en Jabugo (Huelva), Los Pedroches (Córdoba) o Trevélez (Granada). Pero Andalucía, además, es rica en pescados: atún, caballa, melva, urta, salmonetes, acedías, pijotas, chocos...

En cada país, en cada ciudad, hay que conocer lo que ofrece la cocina tradicional. Pedir lo mismo que comen los propios habitantes

En Castilla y León destacan los embutidos del cerdo ibérico, los corderos asados al horno de leña y legumbres como los judiones de La Granja o las alubias del Barco de Ávila. Sin olvidar las morcillas de Burgos y León.

Euskadi tiene una cocina de influencias marineras y francesas. Abierta al mar, se puede hablar de su marmitako y el bacalao en sus variedades más conocidas: pil pil, vizcaína y club ranero. Además, las alubias de Tolosa y las angulas.

Asturias también es marinera y de de huerto, y con una amplia carta de especialidades. Oricios, calderetas de pescado, embutidos de cerdo. Y, sobre todo, su universal fabada acompañada de unos ‘culines’ de sidra.

Le ocurre igual a Galicia. Mar y tierra, pescados, mariscos y buenas carnes de ternera. Su platos más conocidos son el pulpo a feira y las empanadas, regados con Albariño o Ribeiro.

Extremadura tiene una cocina austera, casi tan dura como sus inviernos y sus veranos. Migas, chanfaina (guiso de asaduras), patatera (embutido de grasa de cerdo, patata el puré y pimentón)... Y buen jamón DOPDehesa de Extremadura.

Una de las comunidades españolas más ricas en materias primas es La Rioja: verduras para ricas menestras (espárragos, pimientos, alcachofas, guisantes...) y además embutidos de cerdo, entre ellos el chorizo, base del plato más conocido: patatas a la riojana.

El arroz en paella es el plato más conocido de nuestro país, junto a la tortilla de patata y el gazpacho. Tiene en la Comunidad Valenciana su origen y una amplia variedad de recetas. Pero, además, están los guisos de la Albufera, las verduras de la huerta y los turrones de Alicante y Jijona.

Y lo que se aplica en España, debe servir también para el extranjero. Allí no hay que pedir, to eat, aunque siempre hay sorpresas, cocido montañés o tortilla de patatas con chorizo. Un país con una buena gastronomía, muy similar en cuanto a productos se refiere, es Portugal. Allí el plato estrella es el bacalao, con numerosas preparaciones. Destaca el llamado a bras, desmigado con patatas fritas paja y huevo batido. No hay que dejar de probar su marisco ni el famoso pastel de nata.

En Bélgica, y en especial en Bruselas, son típicos los mejillones (moules frites). Se suelen servir en raciones de medio kilo, en una cazuela, y una salsa en la que abunda el apio. Se acompañan de patatas fritas. Con ellos hay que pedir ‘crevettes’, tomates rellenos de camarones y mayonesa. En carnes, destaca el conejo.

En Francia, de todos es sabido, se encuentra la cocina más sofisticada. La base de la alta cocina. Platos míticos como el quiche lorraine, la vicyssoise, los crepes, sus quesos...

Italia es la cocina más universal. En todo el mundo se venden a diario raciones de pasta y pizza, pero allí es distinto todo. Sus embutidos son muy interesantes.

Qué comer en España

Andalucía
1

Andalucía

Gazpacho: Sopa fría como el salmorejo, el ajoblanco o la porra antequerana. Además: Jamón ibérico, atún, ‘pescaito frito’, gambas, cañaillas, hortiguillas

Asturias
2

Asturias

Fabada: Es el plato típico. Pero, además, destacan pescados y mariscos como el pixin, el besugo y los oricios. Popular es el cachopo y su queso de Cabrales.

Euskadi
3

Euskadi

Marmitako: Patatas con bonito. También son tradicionales el bacalao (pil-pil, vizcaína, Club Ranero), los pescados, las angulas y el queso Idiazábal.

Cataluña
4

Cataluña

Escargots: Los caracoles, junto al espetec y el fuet. También los buñuelos, cocas, calçots, escalibadas, fricandós, escudella, suquet de peix y la crema catalana

Castilla y León
5

Castilla y León

Lechazo asado: En casi toda la comunidad. También: jamón de Guijuelo, botillo, torreznos, patatas revolconas, morcilla de Burgos, judiones de la Granja.

Galicia
6

Galicia

Pulpo: Tradicional en todas la fiestas. Hay que probar todos sus mariscos, el lacón, la oreja, la empenada, los embutidos, el queso de tetilla.

La Rioja
7

La Rioja

Patatas a la riojana: Con chorizo de la tierra y pimentón. Destacan sus verduras (menestra, espárragos, alcachofas, pimientos...). También sus truchas.

Madrid
8

Madrid

Cocido: Es lo más típico junto a la chacinería (callos, criadillas, gallinejas, oreja...) y los calamares a la romana, los soldaditos de pavía, las croquetas...

Extremadura
9

Extremadura

Migas: Comida típica junto a la patatera, el jamón Dehesa de Extremadura, la torta del Casar, las cerezas del Jerte, el cordero, la chanfaina y el bacalao.

Comunidad Valenciana
10

Comunidad Valenciana

Arroz: En paella, en cazuela, al horno, caldoso, meloso, con verduras... Pero, además, mojama, huevas, verduras de la huerta, atún, sardinas, gambas y turrones

Qué comer en el extranjero

Alemania
1

Alemania

Bratwurst: Salchichas. También: schnitzel (filete empanado), el codillo de cerdo y el braukraut, un repollo de hojas moradas cocido.

Austria
2

Austria

Escalope: A la vienesa (Wiener Schnitzel), Tafelspitz (carne de buey hervida), trucha a la molinera y los Palatschinken, (Creps).

Bélgica
3

Bélgica

Mejillones: No se pueden dejar de probar en Bruselas. Muchas recetas distintas y caldo para tomar con cuchara. Además, las patatas fritas y el chocolate.

Francia
4

Francia

Foie Gras: Y también el magret de pato, la vichyssoise, el quiche lorraine, los crepes y una gran cantidad de quesos (fromages), para todos los gustos.

Gran Bretaña
5

Gran Bretaña

Fish and chips: Pescado blanco rebozado, generalmente bacalao, que se sirve en un cucurucho de papel con patatas fritas. También el roast beef y el salmón.

Holanda
6

Holanda

Rijsttafel: Arroz con legumbres, carne y, a vaces, coco. También es habitual la erwtensoep (sopa de guisantes) y el stamppot, un estofado. Y muchos quesos.

Italia
7

Italia

La pasta: Es una cocina internacional donde la pasta, en todas sus dimensiones, es la protagonista. Pizzas, antipastos (proscuito y salami), quesos y café.

Marruecos
8

Marruecos

Cuscus: Está presente en muchos de los platos de la cocina marroquí. Rica, además, en verduras, aceites, aceitunas y carnes de cordero (kebab).

Polonia
9

Polonia

Zurec: Una sopa contundente que se suele servir dentro de una torta de pan. También es típico el bigos, un estofado, y el pierogi, medias lunas rellenas.

Portugal
10

Portugal

Bacalao: El país vecino es el paraiso del bacalao. El más habitual es el a bras o dourado (desmigado con patatas fritas paja y huevo). Pescados, mariscos, arroces.

Fotos

Vídeos