500 empresas y 6.000 empleos

500 empresas y 6.000 empleos
Andrés Fernández

El sector representa el 22% de la industria cántabra y en el ejercicio pasado facturó 1.300 millones de euros

JOSÉ LUIS PÉREZ

En España, la industria de alimentación y bebidas es la primera rama industrial, según la última Encuesta Industrial de Empresas del INE, representando el 20,5% de las ventas netas de producto, el 18,3% de las personas ocupadas, el 17,8% de las inversiones netas en activos materiales y el 15,5% del valor añadido. Y en número de empresas, supone el 14,3% del total de empresas del sector industrial español, según datos del Mapama.

En Cantabria, el sector agroalimentario está considerado como estratégico, tanto por la tradición que arrastra y el peso específico que siempre ha tenido en la región el sector primario, como por las perspectivas de futuro que ofrece como elemento dinamización de la economía, el empleo y el desarrollo rural.

Según datos ofrecidos por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, en Cantabria el censo de industrias agroalimentarias y pesqueras asciende, a fecha de agosto de 2017, a 495, de las cuales el 25% son pesqueras y conserveras. En su conjunto, este sector da empleo a 6.599 personas, lo que representa el 20% del total de trabajadores ocupadas en la industria cántabra. Sin embargo, el perfil de la empresa por su tamaño nos conduce a negocios familiares, de pequeño tamaño. En concreto, casi el 75% de las empresas tienen entre 1 y 10 trabajadores.

Eso no quiere decir que Cantabria carezca de firmas potentes que cuenten con más de un centenar de operarios, pero la cifra se reduce apenas a ocho empresas, entre las que está algunas muy sólidas como Nestlé, Grupo Consorcio, Lafuente, Andros, Bimbo, Panusa, La Gallofa, Lácteos de Santander, Andía Lácteos, Serafina, Vega Pas... por citar a algunas.

En su conjunto, las empresas cántabras facturaron 1.300 millones de euros en 2016, lo que supone según datos del departamento que dirige Jesús Oria el 22% de la industria cántabra.

Recuperación de empleo

En este sector, la tendencia en los últimos tres años es la recuperación del empleo, sobre todo en elaboradores de productos de alta calidad que habían acusado más la crisis.

Desde el Gobierno de Cantabria, la política de ayudas al sector agroalimentario también están contribuyendo a dinamizar la actividad. En esta línea la media de los dos años de legislatura se aproxima a los 11 millones de euros, mientras que en la legislatura anterior se empleó algo menos de esa cifra para los cuatro ejercicios.

En este sentido, el consejero Oria destaca que «los 21.747.936 euros que desde la Consejería se ha dedicado en 2016 y 2017 reflejan el interés que tenemos por potenciar este sector de las industrias agroalimentarias y de los sellos de calidad. Nuestro objetivo es fijar las bases de cara al futuro, de cara a próximas legislaturas, independientemente de quién esté al frente de este departamento».

Los datos

Empleos
8 industrias (1,6%): 101 o más empleados; 19 industrias (3,8%): 51-100 empleados.; 89 industrias (18,0%): 11-50 empleados; 261 industrias (52,7%): 2-10 empleados; 107 industrias (21,6%): 1 empleado; 11 industrias (2,2%): Sin datos. Total empleos: 6.599, lo que representa aproximadamente el 20% del total de personas ocupadas en la industria cántabra.
Facturación
Unos 1.300 millones de euros en el año 2016, lo que representa aproximadamente el 22% de la industria cántabra.
Ayudas Públicas
Año 2016: 12 millones de euros (para el periodo 2016-2017-2018) Año 2017: 9.747.936 euros (para periodo 2019-2019).

Además del carácter estratégico de esta industria, Jesús Oria incide que «es un sector fundamental para fijar la población al medio rural». Por otro lado, cree que una de las apuestas debe ser ser apoyar a las empresas que decidan su transformación a ecológico. «Por las características de nuestro territorio, aquí resulta relativamente sencillo que actividades vínculadas con el sector cárnico o lácteo desarrollen su producción bajo los parámetros de los ecológico».

En esta línea también se pronuncia el director de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (Odeca), Fernando Mier, que considera claves de cara al futuro la sostenibilidad y la calidad. «Tenemos que ofrecer al consumidor productos de Cantabria naturales, cuya explotación o producción sea compatible con el medio ambiente, ya que esto es un valor añadido cuando llega la fase de comercialización».

Siguientes pasos

El compromiso con el sector agroalimentario también saca a la luz algunos retos que el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria detalla, como metas a medio plazo. En este sentido, «creo que debemos procurar que esa mayoría de empresas pequeñas, familiares, con menos de una decena de trabajadores, crezcan, amplíen sus objetivos y sumen más producción. Además, es interesante que se diversifique la producción, que se amplíe el catálogo de productos que ponemos en el mercado bajo el sello común de Alimentos de Cantabria».

Otro deseo de Oria es «incorporar a jovenes a la industria agroalimentaria, como ha sucedido en el sector primario. Esto garantiza la continuidad. Además es muy importante que se incorpore la mujer plenamente a la actividad, ya que esto ayuda a fijar la población en el medio rural». Y finalmente, el consejero cree necesario «conquistar nuevos mercados, dar pasos en pro de la internacionalización».

Fotos

Vídeos