Entregados los Premios Optimum 2017

Ángel Moreno, César Muriedas y Manuel Torío. /
Ángel Moreno, César Muriedas y Manuel Torío.

Ángel Moreno y Behetría de Cieza, mejores vinos tinto y blanco, mientras el restaurante El Pericote, premiado por su carta

J. L. PÉREZ

A los ya conocidos mejores vinos de Cantabria 2017 -Ángel Moreno 6 meses en barrica en tintos y Behetría de Cieza selección barrica en blancos-del concurso Optimum que organizan la Asociación de Sumilleres de Cantabria que preside Alfonso Fraile, el pasado jueves se sumó el restaurante El Pericote de Tanos (Torrelavega), dirigido por César Muriedas, que fue distinguido como establecimiento que más respaldo y apoyo da a los vinos de la región con el sello de calidad IGP Tierra de Liébana e IGP Costa de Cantabria.

El acto de entrega de las placas de la cuarta edición de estos premios tuvo lugar en el salón de actos del Colegio de Médicos a la conclusión de la conferencia programada dentro del ciclo Gastronomía y Salud.

Alfonso Fraile recordó en su intervención la vocación de estos premios por apoyar a los vinos de Cantabria y explicó que los premios son decididos por un panel de expertos de fuera de la región tras realizar una rigurosa cata a ciegas ante notario.

También destacó Fraile que «las cosas se están haciendo muy bien» por parte de los bodegueros y abogó por concienciar a los hosteleros para que tengan en sus cartas más vinos de Cantabria «por la gente debe tomar en cada sitio producto local».

El primero de los premios lo recogió Manuel Torío, de Behetría de Cieza por su vino blanco. Le acompañó Mariano Trueba y el apoyo recibido con este premio «ya que nos ayuda a darnos a conocer y nos anima a mejorar».

Seguidamente fue Ángel Moreno (Sierra del Oso), acompañado por su enólogo, Pedro Gallego, quien recogió el premio al mejor tinto de Liébana, una botella que lleva su nombre y cuyo vino ha envejecido seis meses en barrica. Como destacaron ambos, «es un vino ecológico, sin nada de química, un vino totalmente natural. El objetivo es hacer uno vino cien por cien Mencía que sea reconocido por su alto nivel de calidad».

Ángel Moreno, que también hace orujo, se decidió a producir vino en 2012, con el objetivo de «hacer un vinazo». Ciertamente, está en la buena senda y este premio, lo mismo que le ha sucedido a Behetría de Cieza, le ha permitido incrementar las ventas y tener más pedidos.

Finalmente, el premio al restaurante que más y mejor defiende los vinos de Cantabria -una iniciativa nueva de los Sumilleres- fue en esta primera edición para El Pericote, un proyecto de César Muriedas que en poco tiempo está brillando con luz propia en Tanos.

En su cuidada carta de vinos, en la que figuran 110 referencias, El Pericote tiene una docena de vinos de Cantabria, porque, como César Muriedas destacó en su intervención, «es fácil defenderlos».

Fotos

Vídeos