Semillas de calabaza, un pequeño superalimento

Semillas de calabaza. :: dm/
Semillas de calabaza. :: dm

Este pequeño y apreciado fruto contiene interesantes propiedades, muy beneficiosas para la salud

ALICIA DEL CASTILLO

Este pequeño superalimento, considerado una joya nutricional por los expertos en nutrición, termina la mayor parte de las veces en la basura a pesar de que sus propiedades medicinales y sus cualidades alimenticias han convertido al fruto de la calabaza en un alimento habitual en la dieta de muchas culturas. Incluso se cree que las primeras calabazas fueron cultivadas por sus pepitas y su piel, no por su carne.

El sabor de las primeras calabazas cultivadas era tan amargo que tan solo se utilizaba para consumo animal aunque sí se utilizaban las semillas por su textura y sabor. Con el paso del tiempo y el cruce genético de diferentes variedades se ha conseguido un sabor mucho más dulce, similar al de las semillas.

Propiedades medicinales
Tradicionalmente han tenido un uso medicinal, para combatir las lombrices intestinales, gracias a que contiene un principio activo de tipo alcaloideo con propiedades vermífugas como el ajo. Refuerzan las defensas, por su contenido en zinc, mejoran la visión y evitan la retención de líquidos.
Aceite
Se obtiene prensando en frío sus semillas crudas.
Diabetes
Su función estimulante del páncreas hace que se pueda incluir dentro de los alimentos que ayudan a regular los diferentes niveles de azúcar en sangre. Este tipo de pipas son un alimento perfecto para diabéticos.
Para la próstata
Las semillas de calabaza actúan como un refuerzo frente a las enfermedades derivadas de la próstata y se indican como un desinfectante en casos de padecer cistitis.
Reduce el colesterol malo
Su alto contenido en ácidos grasos instaurados ayuda a prevenir problemas cardiovasculares. Esto se traduce en que reduce el colesterol malo y elevado de la sangre.
Otras propiedades
Poderoso antiinflamatorio en caso de artritis; posee multitud de antioxidantes y combaten la anemia.

Recubiertas de una fina cáscara blanquecina, las semillas o pipas de calabaza son planas y tienen una forma ovalada. Su color verde oscuro se debe a la presencia de clorofila.

Las pipas de calabaza han estado siempre muy valoradas por sus propiedades medicinales y alimentarias. En el aspecto nutritivo, las pipas de calabaza son pobres en hidratos de carbono pero ofrecen una importante cantidad de ácidos grasos esenciales saludables (en cantidades adecuadas son beneficiosas para la salud) omega-3 y omega-6, como muchas otras semillas oleaginosas, además de hierro, zinc, magnesio, potasio y vitaminas, como la vitamina A, E y antioxidantes que frenan los radicales libres que dañan a las células lo que ayuda a retrasar el envejecimiento. También son muy ricas en fibra por lo que ayudan a reducir el colesterol en sangre y a evitar el mal funcionamiento intestinal, evitando el estreñimiento.

En cuanto a sus aplicaciones o usos medicinales, las semillas de calabaza han sido utilizadas para combatir las lombrices intestinales, para eliminar la retención de líquidos del organismo y la medicina tradicional china las ha utilizado para deshacerse del exceso de mucosidades en el aparato respiratorio.

Pueden consumirse crudas, secas o ligeramente tostadas... Tienen un sabor dulce, agradable y aportan un toque crujiente. Se utilizan en multitud de recetas, dulces o saladas, e incluso como complemento a los cereales del desayuno. Para hacerlas en casa el procedimiento es sencillo: se separan de las fibras de la calabaza, se lavan y secan bien y se colocan en una bandeja al sol durante dos o tres días o se tuestan directamente en el horno o una sartén. Hay quien antes las escalda previamente 10 minutos en agua con sal.

Propiedades en aceite

El uso de esta semilla está extendido por todo el mundo desde hace siglos, pero los lugares donde más se consume son Europa y América. En el llamado viejo continente, concretamente en las zonas centrales y del este, suele ser característico su uso culinario en aceite. Este se utiliza principalmente para aliñar ensaladas por su peculiar sabor. Debido a la clorofila, su color es pardo en la botella y verdoso en el plato. Por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, es muy sensible a la oxidación y debe conservarse refrigerado y protegido de la luz.

El aceite de semillas de calabaza está altamente valorado por los beneficios que aporta a la salud, entre otros, cuida de la glándula de la próstata y mantiene las vías urinarias sanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos