LA CUEVA

El siempre obligado alto en el camino en Alar del Rey

Arriba, croquetas de jamón york y huevo cocido. Abajo a la izquierda, milhojas de fresa y helado de queso, y a la derecha, pisto tradicional.

Cocina tradicional, de temporada, con unas de las mejores croquetas del país, entre Cantabria y Castilla

DIEGO RUIZ

Es la parada gastronómica obligada en el trayecto entre Castilla y Cantabria. Un lugar donde, desde hace muchos años -se inauguró en 1961-, se come realmente bien, con algunas especialidades dignas de figurar en los libros de cocina tradicional de este país.

Se trata de La Cueva, en Alar del Rey (Palencia), en su día un restaurante de carretera -hoy la autovía le ha dejado un tanto apartado-, que no ha perdido una clientela fiel y devota. Es más, la ha aumentado en los últimos años. Allí, fueron siempre famosos sus bocadillos de revuelto de chorizo, a todas las horas sobre la barra, desde las seis de la mañana, hasta... Y, además, sus croquetas de jamón york y huevo cocido, entre las cinco primeras del mundo. Virgilio Ruiz Caro 'Virgi', un 'santanderino' de la calle Tetuán y su hermano Jesús, están al frente del negocio, mientras que en la cocina es Miriam Mesones quién elabora unos platos de cocina tradicional, de temporada, entre los que destacan los guisos, los asados y los postres que Virgi diseña con maestría.

La oferta de La Cueva es tan extensa como sorprendente. Sólo el menú del día, a 15 euros, tiene diez primeros y diez segundos platos, más casi otros tantos postres hecho en casa.

Un domingo del pasado septiembre, horas antes de un encuentro del Racing en El Sardinero -entre los comensales algunos de ellos lucían la camiseta verdiblanca-, en el comedor principal o en la terraza que tiene el restaurante, siempre muy animada, comenzó el almuerzo con sus famosas croquetas. Sin duda, de las mejores en un país en el que, junto a la tortilla de patatas, las raciones de este 'frito' abundan de extremo a extremo.

La besamel casi líquida y el crujiente rebozado certifican su fama. Luego está el relleno de huevo cocido y jamón york, el que desde siempre se ha utilizado en este establecimiento, bien tratado, con el aderezo acertado. Después, Virgi, que domina la sala junto a su hermano Jesús, recomendó ese día un pisto de calabacín con tomate casero, realmente sabroso. Con un sabor y una textura sobresalientes, que no ocultan ni los ingredientes naturales de la mezcla ni la tradición puesta en la cocina por Mirian Mesones y su equipo.

Los guisos, los platos de cuchara, son la especialidad de la casa, y a ellos recurre esa clientela fiel que elige La Cueva como parada obligatoria y a tan solo un poco más de una hora en coche desde Santander. Entre ellos hay que destacar las alubias pintas, la menestra de verduras o simplemente unos espaguetis con tomate hecho en la casa que figuran en el menú del día. Como plato principal, no debe dejar de probarse el lechazo asado, siempre con animales recién sacrificados y hechos al horno, al más estilo tradicional castellano. O en su defecto, unas chuletillas de cordero lechal, con su guarnición de patatas fritas de sartén. Las carrilleras, las albóndigas o la ternera en su jugo son otras buenas opciones para los más carnívoros. En temporada, La Cueva ofrece varias recetas de bonito del Cantábrico que llega a Alar a diario, o de verdel o chicharro. De río, el salmón no suele faltar. Y hasta el pasado martes, los cangrejos con su sabrosa salsa.

Ese domingo, además, se probó la ensaladilla rusa, fresca, con ingredientes tradicionales, bien presentada en la mesa, ideal para compartir entre varios, y una sopa de fideo con sabor tradicional, de notable alto.

Destacan en La Cueva, los postres que elabora Virgi. De entre ellos, los más solicitados son la torrija; las tartas de queso, piña o manzana; el arroz con leche o la crema tostada. En esta ocasión, se recomendó un sabroso mil hojas de fresa, acompañado de un helado casero de queso. Toda la leche que se utiliza está recién ordeñada. De ahí el secreto.

Ficha del restaurante

C/ Conde de Vallellano 6. Alar del Rey (Palencia).

Teléfono: 979 133 066.

Propietarios: Virgilio y Jesús Ruiz Caro.

Jefa de cocina: Miriam Mesones.

Sala: Virgilio y Jesús.

Estilo de cocina: Tradicional de temporada.

Año de fundación: 1961.

Precio medio de la carta: Sobre 30 euros.

Menú diario: 15 euros.

Menú degustación: 20 euros.

Especialidades: Lechazo asado, guisos, albóndigas, pisto tradicional, croquetas, verduras de temporada, carrilleras, ternera en su jugo, cangrejos de río y postres caseros.

Bodega: Posee más de 30 Denominaciones de Origen. Especialista en vinos jóvenes.

Capacidad: 80 comensales.

Terraza: Si.

Horario: Desde las seis de la mañana a cierre.

Aparcamiento: Si.

Wifi: Si.

Fotos

Vídeos