Vacaciones en la cabaña pasiega

Las cabañas salpican el paisaje de numerosos municipios de la región.
Las cabañas salpican el paisaje de numerosos municipios de la región. / Antonio San Emeterio, 'Sane'
  • El proyecto 'Cabañas con Encanto' aprovecha el decreto aprobado el pasado mes de julio que permite nuevos usos para estos edificios

  • San Roque de Riomiera estrena tres establecimientos tras la regulación del sector

Se conserva «la estructura y los materiales originales». Perder la esencia sería perder el encanto. La idea, de hecho, es que alojarse aquí esté vinculado a experiencias, emociones y costumbres. Al pasado. A sentir, en cierto modo, parte de la historia que albergan estos edificios que salpican un paisaje muy de aquí. 'Cabañas con encanto' se llama el proyecto que, en definitiva, empieza a dar forma a la idea de convertir las cabañas pasiegas en alojamientos de uso turístico con su propia normativa y regulación. «Permite preservar un patrimonio cultural y etnográfico de primer orden y facilita la revitalización económica de los Valles Pasiegos», aseguró ayer el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti. Estuvo de visita en las tres primeras, las pioneras en esta idea. En mitad del paisaje de San Roque de Riomiera.

El Decreto que puso en marcha el proyecto se aprobó en julio. Ese documento reconoce una tipología de alojamiento específico y una regulación propia para estas edificaciones. Dicen desde el Ejecutivo que además de garantizar la conservación de un patrimonio arquitectónico singular que forma parte del paisaje, la cultura y la etnografía pasiegas, se busca «facilitar nuevas salidas económicas a los propietarios». «Adaptar las cabañas a usos turísticos es una propuesta de evolución más que de transformación», apuntó Arasti. De su uso grabado en la biografía de esta parte del mundo como construcciones ganaderas a un nuevo concepto de turismo rural de calidad.

El consejero estuvo acompañado por el gerente de 'Cabañas con Encanto', Agustín Valentín-Gamazo, y el alcalde de San Roque de Riomiera, Antonio Fernández. Hablaron de carácter «pionero» al referirse a los tres nuevos edificios. Nuevos entre comillas. Se trata de tres rehabilitaciones llevadas a cabo por la iniciativa privada atendiendo a los criterios del Decreto. Tres cabañas que estaban abandonadas (como tantas otras por la región). «Se ha hecho de forma artesanal, conservando la estructura y materiales originales, y cuidando, a la vez, la calidad y los detalles para crear un alojamiento exclusivo».

La regulación, de hecho, se establece de forma independiente a lo determinado para los establecimientos de uso turístico en el medio rural. Específico. Se debe garantizar, en este sentido, su conservación y sus particularidades arquitectónicas, pero también el hecho de formar parte del patrimonio paisajístico de los Valles Pasiegos. El edificio y su entorno. Que no pierdan la esencia de lo que son, pero que sean adecuadas para su nuevo cometido. Por eso también se fija lo relativo a servicios y comodidades para los usuarios que las visiten.

Salidas

«Los propietarios -insistió Arasti- pueden contar así con un nuevo medio de vida y una nueva forma de emprender y dar empleo a la población joven de los municipios pasiegos en un sector como el turístico con muchas potencialidades de crecimiento». Habló de efecto dinamizador, de arrastrar a otros propietarios -la norma incluye aquellas edificaciones catalogadas como tales incluidas en hasta 19 municipios de la región- y también a otros turistas «al poder ofrecer un producto único y exclusivo que solo existe en la región y que permite disfrutar del entorno y los paisajes rurales de una forma distinta». «Un referente a nivel internacional», destacaron desde 'Cabañas con Encanto'.

En este apartado, Arasti quiso destacar la labor del presidente de la Asociación de Propietarios de Cabañas Pasiegas, Fernando Diego, y del alcalde de Vega de Pas, Juan Carlos García, en cuanto a su interés por conseguir una regulación.