El café pendiente

vídeo

/ Celedonio Martínez

  • Revilla y Diego escenifican el traspaso de poderes y charlan en una cafetería como hace cuatro años

Hace cuatro años, en 2011, Miguel Ángel Revilla invitó a un a café a Ignacio Diego el día que ambos intercambiaron mando: el regionalista pasaba a la oposición parlamentaria, y el popular, a la Presidencia de la comunidad autónoma, que desempeñaría durante cuatro años. Hoy, quien ha pagado el café ha sido el líder del PP y presidente saliente, y el motivo, el mismo: el traspaso de poderes, escenificado a primera hora de la mañana en el correspondiente despacho oficial. Ya se sabe que ambos políticos se guardan más ojeriza que simpatía, pero el encuentro, en una cafetería, ha dejado hasta alguna sonrisa.

Los dos han tomado un cortado y han departido ante las cámaras. Como detalle, Diego ha dejado en el despacho un cuadro de El Astillero, localidad de la que fue alcalde y donde reside Revilla. Y mientras al segundo, tras la toma de posesión oficial del martes, le esperaba hoy una agenda apretada ("Voy a trabajar a tope", ha dicho ante los micrófonos), el popular se irá unos días de descanso, aunque sin salir de Cantabria.

Revilla y Diego, en el mismo café de 2011

Revilla y Diego, en el mismo café de 2011