Revilla carga contra la ministra de Fomento por "puentearle"

Revilla carga contra la ministra de Fomento por "puentearle"
/ Javier Cotera
  • Protesta por la nueva "falta de respeto" del Gobierno central, al comunicarle primero al alcalde de Santander las novedades del tren y el aeropuerto

Miguel Ángel Revilla lleva apenas cuatro meses como presidente de Cantabria y ya acumula varias indignaciones con el Gobierno de Madrid. La última, con la ministra de Fomento, por "puentearle" al respecto de las comunicaciones entre la región y Madrid.

Ana Pastor se reunió ayer con el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y en ese encuentro le informó de que su departamento ya ha aprobado el desarrollo de un nuevo tren "de tres horas" entre ambas capitales, tren que cuenta con su estudio de viabilidad terminado. La ministra también prometió "flexibilidad" con los horarios del aeropuerto Seve Ballesteros, donde Ryanair ha pedido operar en determinadas horas para que sus aviones puedan 'pernoctar', petición esta respaldada por el Ejecutivo autonómico.

De la Serna dio ayer buena cuenta de ambas noticias, y Revilla se las ha desayunado en titulares hoy, justo el día en que Pastor tiene previsto recibir de forma oficial al consejero de Obras Públicas, José María Mazón, y al de Industria, Francisco Martín, con los que abordará los mismos temas. Sin embargo, los dos regionalistas llegarán con los principales mensajes recibidos por una vía secundaria, esto es, por el alcalde del PP.

"Es nueva falta de respeto del Gobierno central, que está al margen de los elementos más protocolarios", ha protestado Revilla en un comunicado donde, de la misma forma que atiza, propone "reconducir la situación" entre ambas administraciones. Porque el cántabro también ha solicitado una reunión a su homólogo nacional, o sea a Mariano Rajoy, pero hasta ahora solo ha recibido silencio por respuesta.

En esta última controversia, y como muestra de 'buena voluntad', los dos consejeros irán a la entrevista con Pastor aunque su primera intención ha sido "anularla". Revilla la mantendrá "no sólo para dar muestra de la buena fe del Gobierno de Cantabria ante el Estado, sino también para defender adecuadamente los intereses de la región".

Cabe recordar el regionalista, que estrenó el mandato reclamando el mismo AVE que demandaba desde lustros atrás, finalmente ha renunciado a él. Por eso quiere escuchar "plazos" específicos para la opción B (el tren de tres horas), plazos que Fomento no ha dado. Posteriormente, el consejero de Industria ha afinado su exigencia: el tren ha de estar "en cuatro años como máximo".

El enfado de Revilla, por cierto, es solo con la ministra, no con De la Serna, con quien el presidente autonómico mantiene una reconciliación política estrenada igualmente con la legislatura. En este caso, le agradece "el interés y el apoyo", que le ha llevado "a actuar como si fuera el delegado del Gobierno y el jefe de la oposición".

Por su parte, el concejal de Infraestructuras de Santander, César Díaz, cree que "en absoluto ha existido ningún tipo de falta de respeto" de la ministra: "Al contrario, Ana Pastor ha demostrado su interés y su preocupación y su intenso trabajo para Cantabria".